10 colonias de la CDMX las más afectadas por el robo saliendo del cajero

Ciudad de México, 11 Febrero  (MEXIQUEÑO/ CÍRCULO DIGITAL).- Enmascaraban sus identidades con cubrebocas, de ahí el apodo de la banda de asaltantes a cuentahabientes a la que pertenecían. Gabriel “N” y José Pablo “N” de 38 y 48 años de edad, junto con sus cómplices que hacían guardia, elegían a sus víctimas afuera de los cajeros, las acompañaban dentro, la rodeaban y se tenían la oportunidad las llevaban a otro lado para concretar el asalto. Si el monto era sustancioso, seguían a la víctima incluso hasta su hogar.

Antes de ser capturados por la Procuraduría Capitalina la semana pasada, generalmente asaltaban a sus víctimas entre las 9 y 12 de la noche, los martes, jueves y sábados, días en los que los cajeros están más abarrotados, principalmente en las colonias Del Valle, Villacoapa, Churubusco y Nápoles. A la banda se le achacan 44 asaltos de este tipo, que les dejaron hasta 25 millones de pesos en ganancias, promediando 40 mil pesos por integrante cada semana.

De acuerdo con información del gobierno capitalino, en los últimos tres años la PGJ ha levantado mil 73 carpetas de investigación exclusivamente por el delito de robo a cuentahabiente saliendo del cajero con violencia.

De estas, 394 carpetas fueron registradas en 2016, 345 en 2017 y 334 para 2018, en lo que representa una disminución constante.

Según el recuento oficial, las diez colonias donde más ocurren estos delitos son la Roma Norte y Del Valle Centro, en las que se contabilizaron en los últimos tres años 26 y 25 atracos. Le siguen la Narvarte, Lomas de Chapultepec, Anáhuac, Centro, Polanco, Hipódromo, Santa María la Ribera y Lindavista; casi todas colonias céntricas y de alto tránsito de personas y actividad económica.

Sólo estas diez colonias representan el 16% de todos los asaltos de esta modalidad del 2016 al 2018 en la Ciudad de México.

Particularmente Del Valle Centro ha observado un aumento del delito. En 2016 y 2017 se registraron siete asaltos saliendo del cajero respectivamente, para en 2018 brincar a 11. Estos números son sujetos a la cifra negra de delitos que nunca se denunciaron.

La Asociación de Bancos de México (ABM) ha expresado que aunque siguen ocurriendo, este tipo de delitos no representa un problema sistémico. Mediante convenios con el gobierno de la Ciudad de México los bancos han ido estableciendo medidas como cámaras perimetrales en sucursales y estacionamientos, así como la prohibición del uso de gafas, gorras y equipo celular en el interior.

Sin embargo, pese a estas medidas y la disminución del delito reportada por autoridades, noticias de atracos a las afueras de cajeros aún son una constante, ya sean ejecutados por bandas organizadas, individuos en solitario o en complicidad con personal de los bancos.

Raymundo Collins, secretario de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina durante el gobierno de José Ramón Amieva, aseguró a mediados del año pasado que se investigaba la colusión de personal bancario tras denuncias de víctimas que habían declarado que los asaltantes conocían el monto exacto de dinero que habían retirado en operación en ventanilla.

La actual administración ubicó a la banda de los cubre bocas y estableció que el modo de operar de este grupo delictivo que consistía en el uso de cofias y gorras para cubrirse el rostro e interceptar a las víctimas. Ayer dos de sus integrantes fueron vinculados a proceso, se les dictó prisión preventiva oficiosa y decretó un mes para el cierre de la investigación complementaria.

La Procuraduría exhortó a la ciudadanía para que en caso de haber sido víctima de esta banda denuncie en la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Iztapalapa.

Apenas en octubre de 2018 cámaras de una sucursal bancaria en Polanco grabaron el momento en el que un escolta asesinó a un asaltante que pretendía robar 100 mil pesos a un cuentahabiente que acababa de hacer un retiro, en tanto que también el año pasado fue captado en video cómo una mujer reclamaba a una cajera estar coludida con los criminales que la habían acabado de asaltar.

Autoridades bancarias y de seguridad han recomendado el uso de la banca en línea como método de prevención ante ese delito, así como una reducción de los montos de efectivo retirados de cajeros y un mayor uso del crédito.