Sepulta mancha urbana restos arqueológicos

+Están bajo el pavimento de Coyoacán y Churubusco, al sur de la ciudad de México

 

+ Albergan invaluable patrimonio arqueológico, advierte el antropólogo Alberto Barba Pingarrón

 

Ciudad de México, 17 de mayo (Mensaje Político/Círculo Digital/Beatriz Astudillo).-  Ante un auditorio abarrotado, en el marco del Seminario Permanente de los Centros Históricos de la Ciudad de México, Luis  Alberto Barba Pingarrón –académico del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA), UNAM– impartió la conferencia “Los restos arqueológicos bajo el pavimento de Coyoacán y Churubusco” que, alertó, se encuentran en riesgo por el creciente desarrollo inmobiliario y obra urbana.

Durante la conferencia, Barba explicó el método de detección de restos arqueológicos en Coyoacán, al sur de la ciudad de México, basado en una prospección arqueológica con georadar, que usa las propiedades electromagnéticas de cerámicas y arcillas.

El método, puede inferir que debajo de esas calles que presentan desniveles considerables, hay objetos o estructuras que después de cientos de años, desean contarnos sus historias, como las calles emblemáticas del barrio La Conchita o Inmaculada Concepción, Fernández Leal, Francisco Sosa, Pacífico o Cerro del Agua, entre otras.

Albergan un invaluable patrimonio arqueológico que se encuentra bajo riesgo por el creciente desarrollo inmobiliario u obras de infraestructura en la zona, tal es el caso del tecpan que yace bajo la nueva sede de la Academia Mexicana de la Lengua en el centro de la Alcaldía.

Es en Coyoacán que se han descubierto numerosos vestigios arqueológicos prehispánicos que datan del periodo Clásico al Azteca Tardío. Entre ellos se encuentran: cerámica, restos de viviendas, muros, figurillas y entierros. Justamente, los restos arqueológicos más antiguos registrados hasta hoy, son los del barrio de la Conchita.

También son interesantes los que han sido documentados en la calle Francisco Sosa del barrio de Santa Catarina. Consisten en un antiguo palacio de gobernanza o tecpan (tecpan-calli), donde residía el señor de Coyoacán. Este descubrimiento ayudará a entender no sólo la arquitectura de la época, sino sus estructuras políticas.

Barba logra cautivar a los asistentes explicando las metodologías que ha impulsado el Laboratorio de Prospección Arqueológica del IIA  y que aplicada en Coyoacán, descubre estructuras ocultas bajo el pavimento, indicando que relación espacial presentan, la forma que tienen y algunas características que guardan, listas para revelar los secretos del México antiguo.

La incorporación del doctor Barba al mundo de la arqueología es en sí misma interesante. Es Ingeniero Químico egresado del Instituto Politécnico Nacional y aunque pareciera que su formación profesional básica no es compatible con su actividad actual, es justamente el conocimiento sobre química lo que le abre las puertas para la restauración de obras artísticas y culturales, y esta área de especialidad, es la que lo lleva a ingresar al Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM.

Posteriormente, realiza la maestría en Geología Arqueológica en la Universidad de Georgia, Estados Unidos, donde se especializa en geofísica y geoquímica, enriqueciendo con ello un campo de estudio para la arqueología mexicana.

La conferencia tuvo lugar en las instalaciones de la Casa de las Humanidades, UNAM, ubicada en Presidente Carranza #162, casi esquina Tres Cruces, en el corazón de la Alcaldía de Coyoacán, una de las 16 que conforman la ciudad de México.