Robo de autos y ciberataques, riesgos que enfrentarán aseguradoras en 2019

Ciudad de México, 14 de Enero  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-Para la industria aseguradora, 2019 será un año positivo, aunque hay tres riesgos principales que enfrentará el sector: los robos de autos, eventos meteorológicos y ciberataques, aseguró el director general de AIG Seguros de México, Marcelo Hernández.

Ciudad de México, 14 de Enero  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-Para la industria aseguradora, 2019 será un año positivo, aunque hay tres riesgos principales que enfrentará el sector: los robos de autos, eventos meteorológicos y ciberataques, aseguró el director general de AIG Seguros de México, Marcelo Hernández.
“Vienen buenos tiempos para la industria aseguradora en México con oportunidades en los diversos segmentos de mercado y la posibilidad de elevar la rentabilidad del negocio, sobre todo si se consigue reducir los índices de inseguridad, más un incremento en el mercado de primas de darse el crecimiento económico esperado”, señaló.

El directivo consideró que en el futuro se abrirán puertas que llevan más oportunidades para la industria aseguradora en los segmentos de seguros de automóviles, de ciberseguridad y de proyectos de infraestructura.

“Para 2019, la industria aseguradora enfrenta tres grandes retos en México: meteorológicos, el robo de automóviles y transporte de carga, y el riesgo cibernético”, sostuvo Hernández en un comunicado.

Sin embargo, reconoció que hay optimismo en la tarea de enfrentarlos y combatirlos con una adecuada estrategia de gestión de riesgos y apoyados en acciones para el combate a la inseguridad.

“El 2019 va a ser un año muy bueno en el que llegaremos a un crecimiento en primas muy cercano al doble dígito, vamos a estar prácticamente en presupuesto, en las metas que nos planteamos por el lado de las ventas y por el lado de las utilidades”, afirmó.

Reiteró que los fundamentales de México lo mantienen como una de las economías emergentes en crecimiento y con estabilidad macroeconómica, y hay confianza en cuentas públicas estables y esfuerzo por alcanzar la meta señalada de un crecimiento de 4.0 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB).