Saca el mayor provecho al ecoturismo en estas vacaciones de verano

Ciudad de México 21 Julio (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- El turismo a nivel global es una de las actividades comerciales que más incrementan y dinamizan la economía de prácticamente todas las economías. Latinoamérica posee una cantidad de países con inigualables atractivos turísticos de todo tipo, con todos los climas, ambientes, flora y fauna existente. Desde las hermosas playas de Brasil, con un clima cálido o sus selvas al norte con exponentes como Manaus. México con sus hermosas playas, cenotes sagrados de los antiguos mayas en la península de Yucatán, ecoturismo en las majestuosas selvas de Chiapas o un recorrido en “el Chepe”, el tren que recorre hermosos paisajes de Chihuahua o la impresionante oferta ecoturística en Xilitla, San Luis Potosí. Argentina nos ofrece el hermoso Parque Nacional Los Glaciares en los límites con Chile, maravilla helada declarada “Patrimonio Mundial” por la UNESCO en el año 1981 o el Parque Nacional Iguazú, con un clima flora y fauna impresionante, ¡todo en el mismo hermoso país!

El ecoturismo es un tipo de turismo cuyo modelo de negocios se estructura alrededor de la responsabilidad y respeto hacia la naturaleza, el entorno, comunidades, usos y costumbres, entre otros. El ecoturismo busca que los visitantes aprecien la belleza de los paisajes naturales, realicen actividades físicas al aire libre de tipo recreativo y educativo, limitando el impacto de la presencia humana en lugares con flora y fauna protegida o en peligro de extinción o bien, en sitios turísticos con vestigios arqueológicos.

El encontrar destinos que nos seduzcan a primera vista es normal cuando queremos vivir experiencias nuevas en cuanto a turismo se refiere, y los contenidos relacionados en viajes de amigos o conocidos que encontramos en redes sociales producen en nosotros gran inspiración. El atrapar un momento con nuestra cámara en un ambiente natural sin interferir debería ser prioridad y hasta obligación.

Tú puedes proteger estos espacios desde tu perfil en redes sociales. Documéntalos, experiméntalos, y sobre todo crea conciencia en tu círculo social, para ayudar al sitio donde vayas, recibir más y mejores visitantes responsables y que la naturaleza dé a estos usuarios todo lo que puede ofrecer si se le aprovecha como tal. Utilizar tu cámara como un vehículo para la creatividad y difusión de la belleza ecoturística de Latinoamérica.

Un destino ecoturístico despierta en el visitante un sentimiento de pertenencia y responsabilidad insuperable. La única huella que un visitante debe dejar en un viaje ecoturístico es la que queda en sus redes sociales. Son de hecho esas evidencias las que detonan las visitas a este tipo de destinos; la publicidad ha perdido influencia y credibilidad frente a lo que nuestra lente capta. Qué responsabilidad tan grande para un visitante el ser parte del fortalecimiento de la economía de un destino ecoturístico por la publicación de un video o una galería de imágenes bien logradas.

Algunos tips para capturar en tu cámara las maravillas de la naturaleza:

Evita utilizar flash. Algunos animales o plantas son fotosensibles, además, una foto con luz natural siempre llama más la atención.

Siempre pregunta. Lo importante es que aumentes tu experiencia al viajar, no dudes en preguntar si es permisible o no utilizar tu cámara.

Anticipa el escenario. Encuentre un fondo atractivo y espere a que la flora y fauna protagonicen el momento.

No interfieras. Obligar a que animales o plantas interactúen por nuestra cuenta es contraproducente para la naturaleza, evítalo a toda costa.

Los detalles cuentan más. Si planeas crear cobertura y amplitud en tus fotos de paisaje, recuerda que no todo son lentes angulares, los detalles también cuentan, como close up a flores.

Filtro Ultravioleta. Aunque esta luz es invisible para el ojo humano, puede afectar nuestra fotografía y tiene la doble función de proteger el objetivo de golpes o salpicaduras.

No contamines. Si tu cámara llega a tener un accidente, recuerda estar siempre al pendiente en no dejar tiradas baterías, piezas, etc.

Menos es más. Entre menos accesorios para tu cámara lleves, más fácil será para ti no dejar nada olvidado en estos espacios.

Sin ser imprudente. Si los lugareños o guía consideran que no es bueno tomar fotos o videos en ciertos puntos de tu aventura, respeta la decisión.

Cuidado con la basura electrónica

Es innegable el hecho que el ser humano produce cantidades descomunales de basura y, aunque en los últimos años se ha concientizado en gran medida a la población mediante campañas publicitarias, informativas y de proximidad social, es claro que falta un gran trecho por recorrer en cuanto a reciclaje se refiere.

De acuerdo con el reporte eWaste en América Latina de GSMA, en el mundo se generaron en 2014 más de 40.000kt (un kt. kilotón o kilotonelada equivale a mil toneladas) de productos electrónicos descartados. Del total global, alrededor de 4.000kt corresponden a América Latina. El reporte pronosticó un crecimiento enorme en la generación y dispersión desordenada de este tipo de desechos. El reporte pronosticaba una cantidad significativa de residuos electrónicos en la región a 4.800kt en 2018. Estos datos representan un crecimiento de 70% respecto a 2009. A nivel global se espera un crecimiento de sólo 55%. En América Latina la tasa de crecimiento anual esperada se reducirá del 7% en 2012 al 5% en 2018.*2

Según la asociación REMSA, apoyada con datos de CEMDA y SEMARNAT: “En México solo el 5% de la basura electrónica se recupera, además de que en el país no existen suficientes rellenos sanitarios para evitar que componentes peligrosos que contienen estos productos dañen el medio ambiente.”

El problema es cuando estos aparatos entran en contacto con el medio ambiente de manera irresponsable, pues aunque varios componentes materiales son potencialmente reciclables, existen otros tóxicos como Mercurio, Cadmio y Plomo, que no solo dañan el medio ambiente, ocasionando efectos tóxicos, si no la salud humana, dañando el sistema nervioso, alteraciones en el ADN, y en los peores casos, células cancerígenas.

El tema no sólo preocupa a la industria turística tradicional como los hoteleros o las economías a escala que dependen de dicha actividad, sino a los organismos internacionales que de manera consistente hacen recomendaciones a los gobiernos para impulsar políticas públicas, actualizar normativas e incentivar el cuidado del medio ambiente.

Actualmente se reutiliza solo el 20% de esta basura, y para el 2030 serán desechadas 11 millones de toneladas de baterías, sin mencionar las otras 120 millones de basura electrónica que se prevén para el 2050. El mayor problema de este tipo de basura de por sí toxica, son las baterías que los acompañan, encontrar aparatos que ayuden a afianzar la relación tecnología-naturaleza cada vez es más difícil.

En el mejor de los casos, debemos crear conciencia entre pymes, consumidores e instituciones de hacerse con aparatos con baterías recargables, prolongadas vidas útiles y sobretodo, encontrar marcas que contribuyan en la medida de lo posible en no impactar de manera tan negativa el medio ambiente.

Cambiar un vehículo por una bicicleta o recorrerlo a pie, reciclar todo lo que sea posible y consumir productos amigables con el medio ambiente, es la mejor manera de que la naturaleza se sienta cómoda con nuestra visita; Además, documentar estas experiencias de por sí únicas resulta más agradable cuando poseemos una cámara de acción digna de la aventura: compacta, ligera y resistente.