Al rescate de la niñez obregonense: CONCEJAL SERGIO VALDÉS

 

El tema de moda estos días es el de las estancias infantiles, y no es un tema menor, en la Ciudad de México son 16,613 niños que utilizan las 504 estancias que existen según los datos que presentó el presidente López Obrador en su conferencia mañanera del martes. Este programa que ha trascendido sexenios, permite el desarrollo profesional de las mujeres trabajadoras, y también ayuda a los niños que la utilizan a potenciar sus habilidades y aprender nuevos conocimientos que probablemente en casa no tendrían.

Las estancias y guarderías del país son necesarias para estimular el aprendizaje infantil, no es posible entender que funcionarios federales sugieran siquiera que los niños sean mejor cuidados con sus abuelos, no por demeritar la capacidad de ellos, sino porque la labor de un abuelo no es el de educar a un infante en los años finales de su vida, sino el de disfrutar su retiro pasando el tiempo pertinente con la familia y amigos, y tal vez hasta realizando uno que otro viaje.

En la alcaldía Álvaro Obregón existen 34 guarderías subrogadas según los datos de sedesol, que atienden a 1,083 niños de la demarcación, ¿habrá un plan emergente como el que presentó esta mañana el alcalde Santiago Taboada para hacerse cargo de las 9 que existen en Benito Juárez? Aquí solo contamos con 23 CENDIS, muchos de los cuales según la ley deben de reubicarse al estar las instalaciones dentro de los mercados públicos de la alcaldía.

En una plática informal con la lic. Maricela Silva, directora general de educación, cultura y deporte, me dijo que si tiene el proyecto de reubicar esos CENDIS y duplicar su capacidad de atención. ¡Aplausos! Estas accionan detonan la economía familiar y de la zona, entre más oportunidades tengan las jefas de familia de trabajar, mayores ingresos y por consiguiente mayor gasto en la manutención de sus hijos tendrán, es un ganar, ganar.

Habrá que también plantear un plan emergente para recibir a toda esa cantidad de infantes que necesitarán cabida en alguna estancia, CENDI o guardería para continuar con el aprendizaje y permitir que las madres de familia puedan continuar su vida profesional de manera correcta y sin preocupaciones. Y también habrá que exigir las pruebas de corrupción del programa, ya que comúnmente en esta cuarta transformación lo que incomoda es acusado de inmediato para restar credibilidad y descalificar el dicho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *