Beatriz, ¿cómo Hillary?

Balconeando

Francisco Rodríguez

Tienen razón quienes consideran que tiene gran personalidad y goza de carisma. Que es culta y sencilla. Que a ella y a su templanza se debe en buena parte el triunfo de su esposo hace ya casi 400 días, por haberlo ayudado a serenarse, a no confrontarse cual sí lo hiciera hace siete y 13 años en campañas que no concretaron su meta.

Tampoco la menosprecian en lo político. Nada de eso. Más aún, se admiran de cómo en relativamente poco tiempo ha conseguido conformar un equipo político que hace oposición y hasta se confronta con el de Marcelo Ebrard, quien tiene su corazón y sus empeños puestos en la mira de la sucesión presidencial de 2024.

Claudia Sheinbaum, jefa del Gobierno de CDMX, haría las veces de “financiera” del equipo de la señora Gutiérrez Müller. Y es que los bisnes que antes se hacían en Pinos hoy sí se llevan a cabo en la administración de la capital nacional. Algo así como aquél “cochinito” de otra ocupante del viejo Palacio del Ayuntamiento, Rosario Robles Berlanga… aunque no con la presencia de un solo constructor, Carlos Ahumada, sino de varios proveedores.

Por el lado del Movimiento de Regeneración Nacional, Bertha Elena Luján Uranga, presidente del Consejo Nacional y aspirante a encabezar a ese partido –con el obvio apoyo de la esposa del primer morenista del país– atrae a no pocos militantes a la causa de doña Beatriz. Luján Uranga es madre de la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María, y esposa del cada vez más influyente abogangster laboralista Arturo Alcalde Justiniani –autor de las más reciente reforma contra los trabajadores– quienes, obviamente, forman filas en este equipo en vías de consolidación.

Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, secretaria de la Función Pública, y su esposo John Ackerman, ideólogo de la Cuarta Transformación, pertenecen también al equipo que rodea a quien no quiere ser llamada Primera Dama.

Cuente usted entre los miembros del grupo de trabajo conformado “para lo que se ofrezca” a Alfonso Durazo Montaño, titular de la secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, lo mismo que a Julio Scherer Ibarra, titular de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal.

Y por supuesto, a la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena Coqui, sobrina política de la señora esposa del Presidente López Obrador. De esta información, entonces, puede usted sacar sus propias conclusiones, respecto de los encontronazos que la diplomática tuvo hace mes y medio, en Washington, con Marcelo Ebrard.

Y aunque ya está por entregar la secretaría de Comunicaciones y Transportes a un relevo, sume usted en este equipo a Javier Jiménez Espriú.

¿Para qué conforma este equipo Beatriz Gutiérrez Müller?

¿Sólo para hacerle contrapeso a Ebrard?

¿O será, como dicen por ahí, que es para seguir los pasos de Hillary Clinton en sus fallidas andanzas de 2008 y 20016?

¿Para qué?

https://www.indicepolitico.com / indicepolitico@gmail.com / @IndicePolitico / @pacorodriguez