A pesar de que la Ciudad de México tiene ya su propia Constitución, las tentaciones de volver al pasado de la Regencia Capitalina cada día son más descaradas, en la administración de Claudia Sheinbaum, quien está totalmente subordinada al presidente de la república, como en los viejos tiempos del PRI autoritario.

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de junio, (DAVID POLANCO / CDMX MAGACÍN).—A pesar de que la Ciudad de México tiene ya su propia Constitución, las tentaciones de volver al pasado de la Regencia Capitalina cada día son más descaradas, en la administración de Claudia Sheinbaum, quien está totalmente subordinada al presidente de la república, como en los viejos tiempos del PRI autoritario.

Es por ello que un grupo de Alcaldes en CDMX (incluidos de Morena) buscan aliarse para frenar la tentación de revivir la Regencia.

Ahora, desde el Gobierno de la CDMX se pretende afectar la autonomía de las Alcaldías. Sí, la Secretaría de Finanzas capitalina propuso ahora un ajuste de 8 por ciento al presupuesto de esas instancias gubernamentales, lo que equivale a casi 3 mil 500 millones de pesos para este año.

Esto lo argumenta la dependencia en que existe una reducción en la recaudación de impuestos (contrario a lo que ha presumido el SAT), así como gastos extradordinarios para atender la emergencia por COVID-19.

Este recorte presupuestario afectaría de manera directa las obras y compras de gobierno. No considerar impacto al gasto corriente, que son salarios y servicios, fundamentales para la operación de las Alcaldías.

Y así como se han organizado los gobernadores a nivel nacional, en la capital hay un grupo de Alcaldes que ya revisa las alternativas para menguar el daño por estos recortes.

Entre las opciones, consideran solicitar que este año no se aplique el Presupuesto Participativo que se dedica a proyectos sugeridos y aprobados por la ciudadanía, mediante una consulta pública.

Este 2020, las 16 Alcaldías tienen un presupuesto aprobado que alcanza los 43 mil 717 millones de pesos. El 3.25 por ciento (unos mil 421 millones de pesos), están asignados al Presupuesto Participativo.

Esto también es considerado así porque con las medidas de contingencia sanitaria será imposible realizar las asambleas vecinales para la definición de los proyectos de Participación , así como se retrasaría la ejecución de los mismos. En estas circunstancias, es posible postergarlos para 2021, consideran.

Así, habrá que ver la opinión de los diputados del Congreso de la Ciudad de México, a ver si permiten una intromisión de este tipo en su facultad exclusiva del Presupuesto de Egresos de la capital.