Noticias CD.MX | Adriana Rodríguez

Foto: Twitter

Ciudad de México, 04 diciembre 2019.- Karen Espíndola es buscada por sus familiares. Lo último que se sabe de ella es que se encontraba en Tlalpan.

Ella abordó un taxi la noche de esta martes rumbo a su casa al salir de la estación del Metro General Anaya.

Fue a las 20:21 cuando se comunicó con su madre a través de un mensaje de texto diciéndole que el taxista le parecía sospechoso y grosero.

 

«Está bien, con cuidado», respondió la mamá pasados diez minutos. Sin embargo lo que parecía ser un día como cualquier otro se convirtió en angustia cuando la joven escribió otro mensaje que decía “Mami este señor se ve bien sospechoso –publica dos dos emojis con lágrimas en los ojos- y grosero.

La madre le dijo que se bajara inmediatamente y tomara otro taxi, sin embargo a partir de ese momento ya no se obtuvo respuesta.

«Mi hermana está perdida, venía sobre Tlalpan, por el Metro General Anaya, ahí abordó un taxi y alrededor de las 9 pm fue su último mensaje, diciendo que el taxista se veía sospechoso. No le entran las llamadas, ni los whats», escribió su hermano a través de Twitter.

Ya en la mañana de este miércoles, Karen volvió a casa, informaron las autoridades capitalinas y el propio hermano.

“Muchas gracias a todos por el apoyo, Karen Espíndola, mi hermana ya está en casa. No llegó en las mejores condiciones pero seguirán las investigaciones. En verdad no le deseo este sentimiento a nadie”, escribió su hermano Daniel Espíndola a través de su cuenta de Twitter.

No es el único caso

Este miércoles también se ha dado a conocer el caso de Frida de la Cruz González, una menor de edad secuestrada por jóvenes, al salir de la secundaria ubicada en la colonia Paraje 38.

Los sujetos acusados de secuestrar a la niña ya fueron detenidos, sin embargo, Frida, de 13 años de edad, aún no aparece.


Los familiares indican que recibieron una llamada exigiendo dinero por ella, pero al acudir al Hotel Luna, la menor no fue encontrada.

Los propios familiares investigaron por su cuenta entre los compañeros, quienes proporcionaron información que ayudó a dar con los responsables.

En octubre de 2019 se encontró el cuerpo de José Alfredo Romero Sánchez, quien era trabajador del Metro.

Al salir de una reunión con sus amigos abordó un taxi. Le llamó a su mujer para decirle que ya iba a casa, sin embargo horas más tarde recibió otra llamada pero quien llamaba era un sujeto desconocido.

El hombre se identificó como el taxista que llevaba a su marido y sin dar más detalles le dijo que esperará a su esposo en la estación Constitución de 1917 del Metro.