Con el crecimiento de su carrera, Alejandro Rojas Díaz-Durán, junto con su esposa Cecilia Diez, no sólo ha acumulado capital político, también lujos y una fortuna de unos 16 millones de pesos en propiedades.

Así lo revelan una serie de documentos de la Dirección General del Registro Público de la Propiedad y de Comercio de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales, y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.

El exaspirante a la dirigencia de Morena, aliado de Porfirio Muñoz Ledo, comenzó en la política en la corriente democrática del PRI; fue diputado federal en 1994, diputado local en 1997. Integrante del Partido del Centro Democrático de Manuel Camacho y Marcelo Ebrard.

Desde 2004, refería como domicilio la casa ubicada en calle Paseo de San Francisco 103, Fraccionamiento Villas de San Francisco, alcaldía Coyoacán, Ciudad de México, CP 04330. Incluso, su pareja también declaró vivir en este domicilio cuando entró a trabajar en la Policía Bancaria e Industrial.

Pero 16 años después, son dueños de cuatro propiedades en la calle Paseo de San Francisco, en el Fraccionamiento Villas de San Francisco; a la fecha poseen los inmuebles con el número 65, 99, 103 y 107.

El 18 de mayo de 1992, María de los Ángeles Álvarez González de Díaz Muñoz, madre de Rojas, adquirió la propiedad con el número 103. Lo hizo a través de una hipoteca a Banamex, a un precio de 250 millones de viejos pesos, en un plazo de siete años.

Tres años después, en julio de 1995, aparece como comprador.

Pero es el 23 de octubre de 2013 le dona la casa, valuada en un millón 836 mil pesos, a su esposa Cecilia Diez.

El 25 de febrero de 2014, Alejandro Rojas compra a Rafael Juan Rosales Gómez el inmueble con el número 99, en Paseo de San Francisco, Fraccionamiento Villas de San Francisco, alcaldía Coyoacán, que en esa fecha estaba valuado en 5.3 millones de pesos.

En medio de su carrera, en 2015, Rojas fue invitado por Ricardo Monreal para ser el coordinador de estrategia electoral y proyecto de gobierno en la ex Delegación Cuauhtémoc.

Para el 31 de julio de ese año, el matrimonio hace un nuevo movimiento para sumar más propiedades:

Alejandro Rojas cede a su esposa la propiedad con el número 65 de Paseo de San Francisco, Fraccionamiento Villas de San Francisco, en Coyoacán, con un valor, en esa fecha, de 3.4 millones de pesos.

Y el 15 de septiembre de 2016, Miriam Bautista vende a Cecilia Diez el 107 de Paseo de San Francisco, que tenía un valor de 3.6 millones de pesos.

Sin embargo, las propiedades no son lo único que acumula esta pareja, sino también automóviles de lujo. Poseen seis con que suman un valor aproximado de 1.7 millones de pesos.

Destacan un Audi Q3, color blanco, modelo 2018, con un valor de mercado que fluctúa entre 600 mil pesos y un Mercedes-Benz, modelo GLA, color rojo, modelo 2017, con un valor de mercado de 370 mil. En todos los casos, una vida basada en la austeridad no pinta.

Además, tres de estos vehículos tienen placas del estado de Morelos para no pagar impuestos en la Ciudad de México.

En este caso, las unidades fueron registradas en los siguientes domicilios de Morelos como Avenida Los prados número C99B, Condominio 5, Fraccionamiento Los Prados, Oacalco, Yautepec; Manzana 4, Lote 15, número 103, Colonia Barrio De San Marcos, Yecapixtla; calle Limón, número 15, Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca.

Sumado a estas propiedades, gustan de otro tipo de lujos, entre ellos bolsos Luis Vuitton de 55 mil pesos, propiedad de Cecilia Diez, o de aves como su pavorreal Vishnú, nombrado en honor a un dios venerado en el hinduismo.