El Reino Unido se convirtió este miércoles en el primer país del mundo que aprueba la vacuna de Pfizer/BioNTech, un paso «histórico» en la lucha contra el covid-19, que sigue batiendo récords de mortalidad en Estados Unidos.

El gobierno británico anunció que la vacuna, que cumple «estrictas normas de seguridad, calidad y eficacia«, estará disponible a partir de la próxima semana en el país más castigado de Europa con 59 mil muertes confirmadas por covid-19.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios británica (MHRA) aseguró que pese a la rapidez de su aprobación, esta se hizo respetando todos los protocolos y sin precipitación.

La luz verde del regulador británico es un «momento histórico», según el presidente del laboratorio estadunidense Pfizer, Albert Bourla, que desarrolla este proyecto con el alemán BioNTech.

Esta es una noticia «fantástica», tuiteó por su parte el primer ministro británico, Boris Johnson.