Ciudad de México, 2 marzo 2020 .- En su homilía de este domingo, el Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes mencionó que es gracias a la violencia intrafamiliar que se forman las personas que en la adultez, practican la violencia contra el semejante.

“Estamos fallándole a nuestra vocación”, porque los hijos desarrollarán heridas que los harán agresivos, violentos y «sin respeto a la dignidad humana”, lamentó desde el altar del Templo Mariano.

Y es que según el Observatorio Nacional Ciudadano, la capital del país ocupa los primeros lugares en delitos reportados sobre violencia familiar, en 2019 fue uno de los crímenes que más creció en la entidad. Ello naturalmente, desencadena en los integrantes de la familia disfuncional, mayores problemáticas a largo plazo, que impactan a la sociedad entera.

El asunto no es menor pues en todo el país, ningún estado supera a la capital en lo que a este delito se refiere. En el mes de enero de este año se reportaron 15 mil 850 reportes de violencia familiar, lo que supone 13 por ciento del total de violencia doméstica registrada en todo el país.

La cifra alarma pues es abismalmente mayor a la registrada por Nuevo León, entidad que ocupa el segundo lugar con mil 312 casos, es decir, 8 por ciento.

Y en la capital la demarcación que representa la mayor problemática al respecto es Iztapalapa, con 350 casos en enero; seguida de Gustavo A. Madero, con 267; Cuauhtémoc, con 158 y Álvaro Obregón, con 155 reportes; eso según el Semáforo Delictivo.