Este martes, a horas del colapso de un tramo de la estructura de la Línea Dorada del Metro capitalino, el dirigente local del Partido Acción Nacional, Andrés Atayde, junto con el diputado local Federico Döring y otros más, acudieron a tomarse la foto en la zona de desastre en Tláhuac.

Ahí, los panistas reprobaron la falta de sensibilidad de las autoridades capitalinas tras el acontecimiento, al acusar que se lucra con la desgracia ajena, aunque para ello decidieron ir directamente a la zona, a pesar de las críticas de diferentes medios de comunicación.

A los ojos de la opinión pública, la oposición demuestra que su forma de hacer política bien puede ser sinónimo de carroñería, pues en busca de votos acudieron al sitio donde aún se remueven los escombros para localizar víctimas.

El reclamo hacia el panismo es porque no les mueve la empatía ni la solidaridad, sino el apetito político de cara al 6 de junio.

Al acudir a la zona del desastre lo único que lograron fue desnudar su ambición electoral sin pudor ni filtros, la actitud de los panistas se repudió en distintos foros.

Hasta el momento se contabilizan 24 fallecidos y más de 70 lesionados, según información oficial.