• Previo a la temporada de Día de Muertos, chinamperos comienzan a ofertar este fruto.

Pese a la pandemia por Covid-19 que afecta al mundo y a nuestro país, los pequeños productores de Xochimilco comienzan a comercializar chilacayotes a vísperas de Día de Muertos.

Guillermina Díaz Guerrero, oriunda del pueblo de San Mateo Xalpa, comenta que hasta hace dos semanas, las calabazas, habas y elotes eran muy buscados por sus clientes, pero ahora, espera que los chilacayotes con los cuales se elaboran tradicionales calaveras y platillos de la región, sean vendidos exitosamente.

El chilacayote es buscado por los habitantes de Xochimilco durante esta temporada para la elaboración de dulce cristalizado o bien para preparar guisos como pipián.

Mientras que los chilacayotes más grandes, son convertidos por los niños de la zona, en farolitos luminosos para salir a las calles a pedir » calaverita» a finales de este mes.

Sobre este fruto de color verdoso se trazan los ojos, nariz y boca de un cráneo humano; posteriormente, se le extrae la pulpa y semillas; y por último, colocan una vela de parafina en el interior.

A partir de hoy, alrededor del Mercado 377 se instalan carretillas en las cuales se ofertan chilacayotes de todos los tamaños para mantener vivas las tradiciones de Xochimilco.