Ciudad de México, 21 Junio  (CDMX MAGACÍN).-El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, afirmó que con casi 21 mil personas oficialmente fallecidas, más de 170 mil contagiadas por COVID-19 y una muy alta tasa de letalidad respecto del promedio mundial, el gobierno de López Obrador está obligado a replantear y corregir la estrategia contra la pandemia, ya que estas cifras revelan con claridad que no ha sido eficaz para contenerla y menos para domarla.

“Ya es tiempo de que el gobierno deje de subestimar los efectos de la pandemia, las contradicciones entre el Presidente y el vocero, el desconocimiento de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y las imprecisiones sobre la cantidad de personas contagiadas y fallecidas. Es urgente que López Obrador reconozca y corrija los errores de la estrategia, porque a diario crece la confusión”, indicó.

Frente a la gran incertidumbre generada por el manejo de la crisis sanitaria, el Presidente de Acción Nacional dijo que hay vidas que pudieran salvarse y dolor que puede evitarse, por ello insistió en la realización masiva de pruebas rápidas, reforzar las medidas preventivas para detectar a tiempo a los contagiados y aislarlos, mejorar la coordinación entre autoridades y la atención hospitalaria de enfermos con personal médico e insumos suficientes, cambiar el modelo para el conteo real de personas fallecidas y contagiadas, y destinar recursos extraordinarios para salud a estados y municipios para que continúen afrontando la pandemia.

Asumiendo plenamente sus facultades legales, el Consejo de Salubridad General debe instalarse en sesión permanente para dar seguimiento puntual a las medidas sanitarias.

En el caso de los gobiernos municipales, el PAN propone a la Secretaría de Hacienda una reingeniería financiera para que puedan terminar el año, pues gran parte de los municipios del país ya están en quiebra técnica porque destinaron todos sus recursos al combate del COVID-19 para proteger el empleo y el ingreso familiar.

Cortés Mendoza aseguró que a 119 días de pandemia los errores y omisiones del gobierno federal no solo han agravado sus consecuencias, sino que todas las estimaciones y mediciones del vocero Hugo López-Gatell sobre sus alcances han fallado, lo cual aumenta día con día la desconfianza de la sociedad en el gobierno y pone en más riesgo de contagio a los ciudadanos y sus familias.

“A diferencia del tratamiento que otros gobiernos le han dado al tema, el de México se ha caracterizado por su ineptitud, soberbia, incapacidad y poca sensibilidad durante los tres meses y medio de la crisis sanitaria”, enfatizó.

El dirigente nacional del PAN dijo que asociado al COVID-19, López Obrador tampoco le ha dado importancia a la crisis económica, ni a los más de 12.5 millones de trabajadores que reportó el INEGI se quedaron sin su empleo formal o informal, ni al cierre de miles de pequeños negocios, por lo que, el Gobierno Federal tiene que reconocer y corregir su pésimo manejo también en materia económica.

Por eso insistió que se apruebe la creación del ingreso básico universal para que todas las personas que perdieron su trabajo tengan con qué dar de comer a sus familias, otorgar estímulos fiscales y apoyos económicos a las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) para que puedan sobrevivir y seguir dando oportunidades de trabajo.

Cortés Mendoza sugirió al López Obrador tomar el ejemplo de los gobiernos estatales y municipales del PAN, los cuales, “además de adoptar a tiempo medidas preventivas contra la pandemia, han establecido mecanismos y acciones exitosas para evitar que aumenten los contagios y muertes en su población. Asimismo, han cancelado o pospuesto proyectos que dejaron de ser prioritarios en este momento, destinando esos recursos propios para cuidar el trabajo y a las empresas que los ofrecen”.

“Al gobierno no le hace falta dinero, sino utilizarlo bien, ya que tiene lo suficiente para que los efectos de las crisis sanitaria y económica sean menos dolorosos para los mexicanos. Bastaría con cancelar o posponer las obras no prioritarias del Tren Maya, Refinería Dos Bocas, Aeropuerto de Santa Lucía y los Bancos del Bienestar, para que esos recursos se usen para lo urgente que es la protección de la vida y el ingreso familiar”, concluyó.