Este viernes primero de octubre inicia una nueva etapa para Xochimilco pero continúa la transformación con paso firme, gracias a los esfuerzos del alcalde reelecto, José Carlos Acosta Ruiz para consolidar mejorías en la calidad de vida de la comunidad.

Acosta Ruiz llega fortalecido a su segundo mandato al frente de la bucólica e histórica demarcación, a donde, de su mano llegaron los programas enarbolados por la 4T y con los que se acercan los derechos a las comunidades más vulnerables y que por décadas quedaron olvidadas por las administraciones anteriores.

También con el apoyo de la jefatura de gobierno, autoridad con la que se estableció un trabajo coordinado y favorable para la comunidad, llegaron a Xochimilco los apoyos para todos los niños que estudian, para jóvenes que en los PILARES encuentran opciones de desarrollo, capacitación y esparcimiento; apoyos para emprendedores y de fomento al empleo; apoyos para mujeres trabajadoras y pensión para adultos mayores. La lista es larga y los beneficios incuestionables.

Pero Xochimilco tuvo además atención particular. En temas de movilidad, se reparó toda la línea del Tren Ligero, se amplió una Línea del Metrobús que conecta Xochimilco con la zona de San Lázaro y se construyó el distribuidor vial en Cuemanco-Periférico; sólo par dar algunos ejemplos. También se recuperó el Parque Ecológico Xochimilco, que ahora es de acceso público.

La actividad turística es fundamental para Xochimilco, por lo que la administración de Acosta Ruiz puso especial dedicación en promover el cuidado de las zonas chinamperas, embarcaderos y canales, pese a la pandemia, no se echó al olvido la región y con trabajos constantes y apoyos económicos para prestadores de servicios turísticos, la zona recupera su vocación.

Para nadie es secreto la puntual atención que prestó la administración a la infraestructura urbana, diversos fueron los trabajos de bacheo, remozamiento y mejoramientos de calles, parques, plazas y demás espacios de uso público.

En atención a la pandemia y en coordinación con los gobiernos local y federal, Xochimilco siempre se mantuvo con niveles moderados de contagios y fallecimientos, lo que refleja la disciplina de la administración y el compromiso de la comunidad.

Otro tema relevante para Xochimilco es la reconstrucción, donde también se ha dado respuesta adecuada y oportuna a la comunidad.