La disputa de ya varios años entre los sobrinos y otros familiares de la empresaria avícola Socorro Romero Sánchez, Señorita Socorro como se le conocía cariñosamente, se convierte en un caso de interés público, al involucrar a una funcionaria pública y presuntamente, a algunos funcionarios del actual gobierno estatal.

 

Mónica Caballero Garci Crespo es la conocida diputada Olga Lucía Garcí-Crespo, perteneciente a la bancada del partido en el poder y Presidenta de la Comisión de Inspección del Congreso del Estado de Puebla. La diputada se ha valido de triquiñuelas fuera de la ley constitucional a la que debería sujetarse, para su beneficio personal. Su intervención en el juicio intertestamentario se ha valido de abuso de poder y tráfico de influencias que ponen en duda la autonomía del Poder Judicial del Estado de Puebla y la legalidad del juicio que debería importar sólo a particulares pero involucra a funcionarios al mando del actual gobierno estatal.

 

Los funcionarios han falsificado pruebas para desestimar la legalidad del testamento firmado por la Señorita Socorro Romero Sánchez el 2 de diciembre de 2019 ante notario público en Tehuacán, Puebla. Cartas de su supuesto médico tratante, el doctor Guillermo González Hernández dudan del sano juicio de la difunta empresaria.

 

Los legítimos herederos de la señorita Socorro Romero Sánchez exigen a las autoridades competentes que no se permita que nadie actúe de manera ilegal y que nadie ataque contra los derechos humanos en el Estado.