*Enfermeras también exigen el cese del administrador César Ulises Cisneros

*Aseguran que los tres mandos pisotean los derechos laborales

*Promueven el nepotismo, discriminan al personal y no le permiten aspirar a mejores puestos

Trabajadores sindicalizados de la Clínica-Hospital “Emiliano Zapata”, exigen la destitución de la directora, Judith Melendez, la jefa de enfermería Concepcion Gaytán y el administrador César Ulises Cisneros, toda vez que se han dedicado a amedrentar, amenazar, acosar al personal y violentar sus derechos laborales .

Además, aseguran que no cuentan con el equipo suficiente ni medicamentos para atender a los pacientes que a diario llegan a solicitar la atención correspondiente.

Por ello, solicitaron la intervención de Benigno Martínez Escalante, precandidato a la Secretaría General de la Sección 12 “Servicios Médicos” del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), quien acudió al lugar para solucionar el conflicto conforme se establece en los estatutos laborales y evitar actos de violencia.

En tanto, Justina Potrero de Jesús, quien se desempeña como enferma pediatra en dicho nosocomio ubicado en la alcaldia Iztapalapa, señaló que “siempre estamos por debajo de las personas que han entrado a trabajar por recomendación de Judith, Concepción y Ulises”.

A quienes tenemos una especialidad —dijo- no nos la reconoce e incluso hacen todo lo posible por discriminarnos y no permitirnos a aspirar a un mejor cargo para obtener mejores laborales para ofrecer una mejor calidad de vida a nuestras respectivas familias.

“Solamente favorece a sus recomendados, así como a sus amigos y familiares a quienes les dan los mejores cargos, salarios y prestaciones”, resaltó.

Entrevistada durante una fuerte protesta que realizaron en el interior del hospital alrededor de 70 empleados adscritos al área de enfermería, en nombre de los afectados indicó que la directora Judith Melendez protege demasiado a la jefa de enfermería, Concepción Gaytán y le avala toda la serie de injusticias que comete en contra del personal a su cargo.

Potrero de Jesús señaló que ella y sus compañeros de trabajo ya están hartos de soportar a diario tantas arbitrariedades y no van a bajar la guardia ante la situación.