Bill Barr, fiscal general de Estados Unidos, negó el martes que se haya constatado un fraude electoral significativo en las presidenciales del 3 de noviembre capaz de invalidar la victoria del demócrata Joe Biden, contrariamente a lo que afirma el mandatario Donald Trump.

En entrevista para la agencia AP, el funcionario estadunidense comentó que no existe evidencia de fraude.

Hasta la fecha, no hemos visto un fraude a una escala suficiente para poder haber cambiado el resultado de la elección», dijo Barr en una entrevista con la agencia de noticias Associated Press.

Barr hizo estas declaraciones mientras la campaña de Trump persiste en tratar de demostrar que hubo una votación fraudulenta en estados clave para el triunfo de Biden, como Georgia, Michigan y Pensilvania, con la esperanza de evitar que la victoria del demócrata se oficialice en el Colegio Electoral el 14 de diciembre.

Poco después de la publicación de la entrevista, Barr fue visto en la Casa Blanca y muchos analistas especulaban que podría dejar el gobierno.

Trump, que se niega a admitir su derrota, criticó el domingo al Departamento de Justicia (DoJ) y al FBI (policía federal) por no ayudarlo a demostrar la existencia de un fraude, según él, masivo. «Están desaparecidos», dijo en Fox News.