En Puebla se vive nuevamente una disputa legal por una herencia millonaria. Se trata de la sucesión testamentaria de Socorro Romero Sánchez, fundadora de la empresa avícola Tehuacán, con una fortuna que supuestamente supera 600 millones de dólares en bienes inmobiliarios, compañías y dos fideicomisos.

Al igual que en el caso de Óscar William Jenkins, donde está en disputa una fortuna superior a 750 millones de dólares, familiares de Romero Sánchez litigan en tribunales los recursos financieros y bienes.

En entrevista con La Jornada, el abogado Rodolfo Pérez señaló que sus clientes, herederos legales de Socorro Romero “enfrentan una persecución en la que están involucradas autoridades del estado de Puebla, a fin de que acepten entregar parte de la herencia a personas que han incurrido en falsificación de documentos para obtener recursos que forman parte de dos fideicomisos destinados a la beneficencia”.

La representación legal de Estela Romero Bringas, Miguel Ángel Celis Romero y Alfonso Celis Romero, señaló que busca protección cautelar para sus clientes “debido a la violación de sus derechos humanos y garantías cometidas por autoridades del estado de Puebla.

“Se pretende cometer una extorsión por varias personas, incluyendo a la diputada electa Olga Lucía Romero Garci Crespo, quien junto con tres integrantes de la familia Romero inició una denuncia primeramente por el delito de falsificación de testamento, a pesar de que existen pruebas fehacientes de la autenticidad del documento.”

La supuesta falsificación del testamento ha dado origen a esta disputa millonaria que ascendería a unos 600 millones de dólares en bienes y recursos. “Para lograr sus objetivos, se está utilizando el aparato de Estado”, dijo el litigante.

En ese contexto, indicó, se ha solicitado al presidente del Poder Judicial del Estado de Puebla, Héctor Sánchez Sánchez, que revise las actuaciones de los jueces locales, ya que en “el juicio civil radicado en el juzgado de lo civil y familiar de Tehuacán, se desahoga el expediente 296/2020, y se han cometido reiteradas violaciones al debido proceso, así como en el juicio 622/2016, radicado ante el juzgado primero de lo civil del distrito judicial de Tehuacán”. A decir del abogado, en este último expediente “se otorgó ilegalmente a quien se hace llamar Olga Romero el carácter de albacea de una sucesión ya terminada y adjudicada, sin que antes hubiera una declaración judicial que lo estableciera”.

La resolución que se dé a estos expedientes judiciales podría generar afectación a una de las principales empresas avícolas del país, fundada en 1948.