CDMX, 22 octubre 2020.- La Central de Abastos genera diario 550 toneladas de desperdicios que son 70 por ciento orgánicos. Anualmente se tiran más de 250 mil toneladas de jitomate, una cantidad con la que podríamos hacer 10 veces la torre Latinoamericana.

Por ello, para coadyuvar en reducir los niveles de hambre en la capital y reforzar el altruismo entre los sectores y la sociedad, la diputada del PAN, Patricia Báez Guerrero, propuso modificar la Ley para la Donación Altruista de Alimentos CDMX, con objeto de promover la reducción de desperdicio de comida e incentivar donativos hacia los bancos de alimentos.

La legisladora local afirmó que aún y cuando se produce mucha más comida de la que se necesita para alimentar al país, los alimentos no llegan a todos y en su lugar se desperdician.

En la CDMX, pese a que existen 600 comedores gratuitos no son suficientes para alimentar a todas las personas de la Ciudad, pero con incentivos fiscales para organizaciones civiles, empresas privadas y supermercados, es posible promover donaciones y beneficiar a esta población, aseguró.

“Es importante promover políticas públicas para reducir el desperdicio, que normalmente se debe a falta de información, mecanismos financieros, estándares sanitarios, tecnología e infraestructura para almacenar alimento y barreras legales. Es necesario trabajar en la innovación constante y un cambio de cultura en donde la colaboración y cooperación sea la base de los negocios”.

De acuerdo con Báez, se trata de diseñar y promover campañas permanentes de sensibilización sobre consumo responsable, aprovechamiento y donación altruista de alimentos, así como de instaurar entre los sectores públicos y privados, el hábito de la donación.

Otro de los conceptos, es que los alimentos se encuentren en buen estado para el consumo humano y hacer que la población tenga la educación de cuidar los alimentos.

En México, según datos del CONEVAL 2019, existen 52.4 millones de personas que viven en pobreza, 9.3 millones de ellas en extrema y 24 millones carecen de seguridad alimentaria.

“La pandemia que estamos viviendo a nivel mundial está mostrando muchas facetas, en las que se está fallando, como es la seguridad alimentaria”.

La iniciativa detalla que en el país se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos cada año, es decir, un promedio de casi 158 kilos por persona, según datos del Banco Mundial.

“La pobreza en México es preocupante, es un problema social donde todos podemos ayudar; rescatar y entregar alimentos en buen estado no sólo impacta en la sociedad, sino también en el medio ambiente”.