Aunos días de que concluya su encargo, el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, reconoció que el caso del general Salvador Cienfuegos fue uno de los más complejos y sensibles que enfrentó durante su año y medio de gestión.

Reveló que fue el propio fiscal general Bill Barr el que tomó la decisión de devolver al exsecretario de la Defensa Nacional a México sin ningún tipo de condición.

En conferencia de prensa virtual, el diplomático reiteró que personalmente tuvo conocimiento de la investigación que la Fiscalía de Brooklyn abrió apenas dos días antes de su llegada en agosto de 2019, pero por la secrecía del caso no pudo informar a México.

Es importante decir, destacar, que nosotros devolvimos al general Cienfuegos sin condiciones porque el fiscal revisó todo el caso y él decidió que en este caso realmente le correspondía a México en primer lugar investigar.

 

Él fue quien tomó la decisión de devolver al general Cienfuegos porque para cada cosa que se hace uno debe pensar cuáles son los costos y los beneficios de cualquier acción y él decidió que sería mejor para la cooperación que tiene que continuar para México y Estados Unidos que el general fuera devuelto a México”, puntualizó.

Agregó que no tiene conocimiento sobre cómo va la investigación que inició la Fiscalía General de la República (FGR) sobre este asunto que al final quedó como un mal entendido entre ambos gobiernos.

Tenemos gobiernos muy grandes, burocracias muy grandes y de vez en cuando va a haber malentendidos entre el mismo gobierno y entre nuestros gobiernos, pero lo importante es no perder de vista que la lucha contra el crimen organizado es un reto compartido y me frustra muchísimo porque siempre parece que llegamos al mismo punto donde nos quedamos Estados Unidos y México culpándonos los unos a los otros y ahí se quedan los narcos, los criminales organizados y nosotros regañándonos”, dijo.

 

LEY DE SEGURIDAD

 

Cuestionado sobre la reforma a la Ley de Seguridad Nacional que regula la actividad de los elementos de las agencias extranjeras, como es el caso de la DEA, el embajador norteamericano manifestó la preocupación que este asunto dejó a la administración del presidente Trump en materia de colaboración bilateral, pero también al gobierno que viene, el de Joe Biden.

Son temas muy importantes de colaboración que otra vez, nosotros no les estamos haciendo un favor a ustedes ni ustedes a nosotros, son temas que nos preocupan a ambos y espero que en el futuro tomemos decisiones de manera conjunta. Yo entiendo que había mucha gente que decía si Estados Unidos no nos advirtió del general Cienfuegos, pero creo que la respuesta no debe ser que pongamos en peligro más colaboración o que hagamos más difícil la comunicación entre nuestras agencias”

 

Estamos en comunicación continua con el Gobierno de México sobre la implementación de la nueva ley y yo espero que se pueda implementar de una manera que no perjudique esa colaboración importante para ambos países, pero si es un tema de gran preocupación en Washington no solamente en nuestra administración, la saliente, también, yo sé en la entrante”, comentó.

Señaló que ambos países deben tener la misma meta de fortalecer la colaboración para destruir al crimen organizado y no echarse la culpa uno al otro.