Si las pruebas son contundentes, el gobierno mexicano investigará al ex secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos Zepeda, por sus presuntos nexos con el narcotráfico y se perseguirá a todos aquellos que hayan participado en las mismas actividades delictivas, sentenció el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador.

En tanto, en su calidad de comandante supremo de las Fuerzas Armadas, anunció que él será el único vocero del caso Cienfuegos Zepeda por tratarse de un asunto de suma gravedad y con el único fin de cuidar a las instituciones mexicanas.

«Vamos a ver qué es lo que hay, sí vamos a solicitar al gobierno de los Estados Unidos que nos permitan conocer sobre estas operaciones de complicidad, en el caso de que se tengan las pruebas, abriríamos hasta entonces una investigación (ante la Fiscalía General de la República) no se tienen elementos ahora, no se tenían elementos» reconoció el presidente durante la conferencia matutina.

López Obrador subrayó que de ser ciertas las llamadas e incluso videos que acreditan la relación criminal que hubo entre el general Cienfuegos y  Francisco Patrón Sánchez, alias el H2, entre diciembre de 2015 y febrero de 2017, es lógico pensar en que también se puede hablar de intermediarios y cómplices que no tendrán protección ni impunidad en México.

En relación al hecho de que la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) no informó al gobierno mexicano la existencia de esta investigación con mayor anterioridad, el presidente de la república recriminó al gobierno estadounidense la actitud porque las indagatorias contra los ex funcionarios se realizaron en territorio nacional, tanto la de Genaro García Luna como la de Cienfuegos Zepeda