Ciudad de México, a 15 de julio 2020 (PERIODISEMOENACCION.COM / NOTICIASCD.MX).- El Congreso de la Ciudad de México pidió al Gobierno de la República que construya un rastro Tipo Inspección Federal (TIF) en Milpa Alta, para garantizar a la población de la capital y área conurbada el consumo de productos cárnicos libre de enfermedades y evitar al mismo tiempo la proliferación de mataderos clandestinos.

Con 14 votos a favor, el Pleno de la Comisión Permanente del Congreso capitalino aprobó un Punto de Acuerdo presentado por la Diputada Guadalupe Chavira de la Rosa, mediante el cual exhorta al Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) de la Secretaría de Agricultura a edificar un rastro TIF en la mencionada Alcaldía, en coordinación con el Gobierno de la Ciudad de México.

El Diputado Rigoberto Salgado Vázquez dio lectura a la propuesta de Chavira de la Rosa; manifestó que en los citados establecimientos se tiene un mayor aprovechamiento, rendimiento y abaratamiento de la carne en beneficio de la economía familiar.

Destacó la importancia de consumir productos cárnicos que no afecten la salud de las personas y de prevenir simultáneamente la transmisión de aquellas enfermedades infecciosas causadas por la falta de controles veterinarios sobre las diversas especies animales.

Una instalación de sacrificio de animales de abasto sujeto a inspecciones sanitarias permanentes facilita la industrialización de los productos derivados de la carne que posteriormente se comercializan en grandes centros urbanos y para exportación, mencionó.

En su exposición, manifestó que la carne para consumo humano es esencial en la alimentación humana y afirmó que el cierre del único rastro que existía en Milpa Alta provocó la aparición inmediata de rastros clandestinos en casas, bodegas, terrenos e incluso en plataformas de tráileres.

La matanza clandestina semanal superior tres mil reses, cerdos, borregos y pollos en la citada demarcación, se realiza en condiciones de insalubridad, informó al explicar que sólo 65 de los 985 rastros de carne bovina en el país están certificados bajo reglas estrictas de calidad en el producto y los 920 restantes son mataderos municipales que no cumplen con estándares nacionales e internacionales de calidad e inocuidad, subrayó.

En el Punto de Acuerdo se menciona que la recuperación y separación de los residuos de manera integral en los establecimientos tipo TIF es esencial; primeramente, para valorarlos como un subproducto y poderlos utilizar en otras actividades, como la elaboración de harinas y alimentos, compostaje e, incluso, generación de energía, y porque “se ha comprobado científicamente que a mejor trato y buen manejo de los animales destinados al sacrificio, se provocará menos estrés, menor pérdida de peso y se obtendrá simultáneamente una mejor calidad y mayor cantidad de los productos cárnicos resultantes”.

Asimismo, se precisa que, de acuerdo con la Ley Federal de Sanidad Animal, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SAGARPA), está facultada para “establecer y coordinar las actividades de vigilancia epidemiológica activa o pasiva en unidades de producción, centros de acopio, centros de investigación, laboratorios de diagnóstico, lugares de exhibición, predios de traspatio, rastros u otros establecimientos donde se realicen actividades reguladas por esta ley”.

Se deja en claro que la dependencia federal también determinará las medidas en materia de buenas prácticas pecuarias, como el procesamiento de bienes de origen animal para consumo humano en establecimientos TIF y rastros, con el objetivo de reducir los riesgos zoosanitarios.