Morena, entre el abismo y el acuerdo salvador de Monreal y Ebrard    

TRAS LA PUERTA DEL PODER

Roberto Vizcaíno

Por más que le buscan, no le encuentran, dirían en mi barrio. Y es que a pesar de que tienen que cumplir con un mandato del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para ir a una elección de dirigentes vía encuesta abierta, los intereses que encabezan Bertha Luján y Gabriel García dentro de Morena persisten en manipular este proceso.

Y el domingo pasado, bajo sus instrucciones, el Consejo Nacional del partido emitió por mayoría una convocatoria para que el 29 de agosto próximo junto con una Asamblea nacional se realice una encuesta cerrada a los militantes registrados en un padrón que ya fue vetado por el Trife por ser inconsistente y nada confiable, para designar a la nueva mesa directiva del partido en el poder.

Ya desde hoy esa convocatoria podría ser impugnada de nuevo ante el Tribunal Electoral que seguro emitirá otro fallo en contra.

Así llevan ya al menos 3 años. Y es que el cambio de dirigentes nacionales de Morena debió darse en noviembre de 2017 a la salida de su presidente Andrés Manuel López Obrador para ir a buscar su tercer oportunidad en la contienda presidencial de 2018.

Entonces se aprobó un acuerdo para que la secretaria general Yeidckol Polevnski se quedara un año más como encargada de la dirigencia de Morena, a fin de transitar la elección presidencial y luego convocar a elecciones internas.

El plazo se cumplió y Polevnski extendió un año más su mandato lo cual tampoco cumplió.

Enredada en una disputa a muerte políticamente hablando por el poder partidario con Bertha Lujan, quien ocupa la presidencia del Consejo Nacional, Yeidckol acudió a todas las artimañas para alargar y alargar el proceso de cambio de dirigentes.

Hoy aquello es un verdadero caos.

SON TRAMPOSOS

Sobre los acuerdos del domingo anterior, el senador suplente Alejandro Rojas Díaz Durán y el senador mexiquense Higinio Martínez consdieraron fueron producto de la chapuza y el arreglo interesado.

Martínez, líder de Morena en el Estado de México, y el más fuerte precandidato a la gubernatura de ese estado, consideró que las decisiones asumidas por el Consejo Nacional de Morena “ponen en peligro el proyecto que este instituto”.

Rojas Días Durán, el más consolidado contendiente por la dirigencia de Morena según las encuestas, afirma por su parte que el Consejo Nacional incumple con la sentencia del Tribunal Electoral de realizar una elección abierta a la ciudadanía.

Pero no sólo eso, el creador de Morena, el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador fue el primero que dijo que la dirigencia debía surgir de una encuesta abierta.

El senador Higinio Martínez no se guarda para culpar a Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional, y al senador con licencia Gabriel García, coordinador general de los Programas para el Desarrollo del gobierno federal y un personaje de todas las confianzas de AMLO, de ser los responsables de la crisis por la que atraviesa el partido.

“No entiendo cómo es que personajes de esa talla y prestigio, teniendo tanto poder en el gobierno federal, tantas responsabilidades y que juran amor y lealtad a la Cuarta Transformación, todavía les quede espacio para ambicionar el control del poder del partido”, lamentó.

El senador Martínez le exigió al diputado federal Alfonso Ramírez Cuellar, presidente interino de Morena, imponerse y poner punto final a este largo conflicto.

La única alternativa es ir a la encuesta abierta para elegir a la brevedad posible al presidente y secretario general del partido.

ROJAS A LA CABEZA

Y mientras los jaloneos siguen a todo lo que dan dentro de Morena, Gallup duice que en sus encuestas realizadas el domingo 12 de este julio, el senador suplente de Ricardo MonrealAlejandro Rojas Díaz Durán cuenta con 35 de preferencias para ser presidente de Morena; el diputado Mario Delgado, alfil operativo y político no tan secreto de Marcelo Ebrard cuenta con el 33 por ciento de las preferencias, mientras que la muy cuestionable Yeidckol Polevnsky suma 19 por ciento de preferencias y Bertha Luján obtiene apenas un 13 por ciento.

En este contexto todo apunta a que al final la dirigencia de Morena saldrá de un acuerdo entre los 2 personajes políticos más importantes de la Cuarta Transformación, de entre Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard quienes por las posiciones porcentuales de sus alfiles pueden bien repartirse los cargos dentro de Morena para crear un equilibrio hacia la recuperación de tiempos y espacios políticos de Morena en los próximos 3 años, para luego ir a la gran pelea por la presidencial del 2024.  

UNA TAREA INACABADA

En los previos del inicio del tercer año de la 64 legislatura, el Senado ha avanzado sustancialmente en el rediseño del Estado para consolidar un nuevo régimen, dijo ayer Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, pero subrayó que si bien en la primera etapa, se han consolidado los pilares normativos del nuevo régimen, existen aún varios pendientes importantes.

El líder de la mayoría de Morena en la cámara alta subrayó que los efectos de la pandemia han retrasado estos objetivos y que por ello hay temas diferidas en leyes secundarias, minutas, reformas constitucionales, dictámenes, entre otros temas de interés de los grupos parlamentarios y del Ejecutivo Federal.

Apuntó que algunos son la reforma al Código Penal Federal, en materia de aumento de penas por violencia familiar y la reforma a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en caso de materia digital; Leyes reglamentarias a partir de las reformas constitucionales, así como leyes secundarias en materia de delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa. Y la Ley Reglamentaria de Revocación de Mandato.

Otras son la expedición de dos leyes secundarias en materia de educación: la de educación superior y la de ciencia y tecnología e innovación, así como la armonización del marco jurídico, en materia de prohibición de condonación de impuestos.

Sobre los dictámenes, ya en poder de la Mesa Directiva que encabeza la tabasqueña Mónica Fernández, dijo, hay diversas reformas en materia de licencia de maternidad y paternidad; derechos de personas migrantes; regulación de plataformas digitales; terapias de conversión y presupuesto para refugios de mujeres víctimas de violencia; de seguridad social para cónyuges y concubinas y concubinos del mismo sexo.

Otras legislaciones pendientes a partir de mandatos judiciales, so las reformas al Código Penal Federal, para tipificar delitos en materia de discriminación racial; legislación única en materia procesal civil y familiar, y, la legislación para regular el uso del cannabis.

Entre los pendientes de los grupos parlamentarios se encuentran la reforma en materia de reproducción y financiamiento público a los partidos políticos; expedición de la Ley General de Economía Circular; reformas a la Ley General de Salud, en materia de prevención de suicidio; reforma integral al Poder Judicial; reforma constitucional en materia de justicia digital, así como continuar con la armonización legislativa en materia de paridad de género.

El tema enviado por el Ejecutivo Federal en torno a la reforma de los artículos 108 y 111 de la Constitución Federal, en materia de eliminación de fuero.

Monreal Ávila concluyó en que las anteriores son reformas pendientes indispensables para la buena marcha del país, por lo que los y las legisladoras deben asumir con toda responsabilidad su trabajo para generar los instrumentos jurídicos que demanda el país.

Indicó que hablará con los coordinadores de las diversas bancadas, y ver la posibilidad de convocar a otro periodo extraordinario y sacar las reformas comentadas.

 

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa