A 100 días de la huelga en Notimex, la directora de la Agencia continúa violando la Ley: no ha acatado el Laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, que le ordenó frenar las operaciones de la empresa. Hay otras ilegalidades que ha cometido. El próximo lunes 8 de junio, se puede acabar la historia para Sanjuana Martínez y ser destituida por la Junta de Gobierno de Notimex, la autoridad máxima de la Agencia.

A 100 días de la huelga en Notimex, la directora de la Agencia
continúa violando la Ley: no ha acatado el Laudo de la Junta
Federal de Conciliación y Arbitraje, que le ordenó frenar las operaciones de la empresa. Hay otras ilegalidades que ha cometido.
El próximo lunes 8 de junio, se puede acabar la historia para
Sanjuana Martínez y ser destituida por la Junta de Gobierno de Notimex, la autoridad máxima de la Agencia.

 

Alejandro Lelo de Larrea / REPORTAJE ESPECIAL

100 días después, frente a las oficinas de Notimex, continúan los periodistas en esa huelga que para muchos era imposible. Ese paro laboral para dignificar la profesión, para hacer respetar sus derechos humanos, laborales. Su honorabilidad, que se ha pretendido ensuciar con las infamias y la guerra sucia de la directora de la Agencia, Sanjuana Martínez.

Fresco como de ayer, el recuerdo de primer minuto del 21 de febrero. Aquella gélida madrugada todavía invernal, en que más de 100 periodistas de Notimex, el 80 por ciento mujeres, consumaron el estallido de la tres veces cantada huelga.

En el número 200 de avenida Baja California pusieron las banderas rojinegras de huelga. Pero tuvieron una precaución: no colocar cadenas con candados en las puertas del edificio. No querían ser acusados de secuestro, como los colegas de La Jornada. Sí hubo ataderos, pero los colocaron por dentro los policías que resguardan el edificio.

La primera noche transcurre en tensa calma. Los integrantes del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex, conocido como el SUTNOTIMEX, temen que aparezcan golpeadores enviados por Sanjuana para romper la huelga. Y sí, una intentona: poco después de las 9 de la mañana, trabajadores de la Agencia quieren irrumpir a empujones y jaloneos. Los huelguistas, la mayoría mujeres, forman valla. Héctor Colón, apela al compañerismo y se calman los ánimos.

 

La confrontación de Sanjuana

Comienzan a llegar decenas y decenas de colegas, de sindicalistas, de activistas sociales. Expresan su respaldo a la huelga, la primera de una instancia de Gobierno en la actual administración lopezobradorista.

También acuden políticos. El sábado 22 reciben a Alejandro Rojas Díaz Durán, senador suplente de Ricardo Monreal, el mandamás de la Cámara Alta. Les expresa su apoyo.

Se rumora que el lunes 24 acudirán todos los trabajadores no huelguistas, casi todos hombres, a confrontar a los paristas, la mayoría mujeres. Ese día le preguntan sobre ello al presidente López Obrador en su mañanera. “Siempre por la vía pacífica”, responde. Todo queda en una batucada que ganan los huelguistas.

 

Falso secuestro y huelga legal

26 de febrero, una de tantas jugadas sucias de Sanjuana Martínez. Llegan a las instalaciones de Notimex Policías de la Fiscalía General de la República. Hay una denuncia contra los huelguistas por secuestro. Sí, secuestro, aunque suene a locura. Arman un operativo dentro del edificio. Por supuesto, ni el menor indicio de que alguien este privado de su libertad. Otro engaño de Sanjuana. Molestos, se retiran los policías.

 

Vienen las horas cruciales para el movimiento de huelga. La empresa ha solicitado un recuento de votos. Todos los trabajadores deberán ir a expresar su voluntad: a favor o en contra del paro.

El 27 de febrero es la cita en la Procuraduría para la Defensa del Trabajo. Ahí es la votación oficial. Afuera, hay más de 140 trabajadores de la Agencia: huelguistas y no huelguistas. También muchos que apoyan la lucha por la defensa de los derechos laborales, aunque lo guardan en secreto.

Esa misma noche, se dan a conocer los resultados y el triunfo es inminente; 81 votos a favor contra 60 en contra. La huelga es oficialmente legal.

 

80 por ciento mujeres

Al fin y al cabo 80 por ciento de mujeres en la huelga, no pueden dejar pasar el 8 de marzo. Ese día, marchan junto con decenas de miles en conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Y también en protesta contra el gobierno de López Obrador, al que acusan de desatender los casos de maltrato, violencia, crímenes contra ellas.

Al día siguiente, se ha convocado para un paro nacional de mujeres. Las huelguistas deciden hacer la protesta a su modo: un ayuno de 24 horas en el campamento de la huelga. Saldo blanco.

 

La mañana del 21 de marzo amanecen con la novedad de que la página web de Notimex estaba caída, fuera de línea. Sanjuana Martínez replica un tuit en el que la Agencia indica que el problema se debía a labores de mantenimiento. Días después, ante los reclamos de los suscriptores, Sanjuana pretende justificar que hubo un supuesto hackeo. Se inventa dos denuncias ante la Policía Cibernética, que acude a revisar los sistemas de cómputo en la oficina de Baja California 200. Al salir comentan a los periodistas de Notimex que no habían encontrado nada del supuesto hackeo.

 

Bodega, contingencia y guerra sucia

Y sí, ahí en la bodega no se respetaban las medidas de contingencia sanitaria por la COVID-19. Pero en los campamentos de la huelga sí, desde la Fase 2 que comenzó el 24 de marzo, y con más rigor el 21 de abril, la Fase 3. Eso obliga a que haya guardias con menos gente en los campamentos. Otros se tienen que guardar en sus casas por alguna razón específica. Pero siguen apoyando la huelga desde las redes sociales.

Otro ejemplo del influyentismo y abuso de poder de Sanjuana Martínez, al estilo del Jefe Diego. El 9 de abril, pidió a la Guardia Nacional que levantara a las huelguistas. Sí, esa corporación que dijo el presidente López Obrador no sería para reprimir al pueblo, estaba a punto de hacerlo. Los militares acudieron, pero al ver que fueron engañados, se retiraron molestos. Pero la intentona ahí estaba.

Las imágenes ahí grabadas por una abogada de Notimex, se difunden en las cuentas bots de Twitter pagadas con recursos públicos de Notimex, para difamar, injuriar, caluminar, amenazar a los huelguistas, a extrabajadores de la Agencia y a los críticos de la Dirección.

Decimos cuentas bots que “usaba”, sí, en pasado, usaba, porque mágicamente desaparecieron todas y se acabó la campaña negra desde Twitter, cuando un estudio elaborado por Signa Lab (ITESO), Artículo 19 y Aristegui Noticias comprobó lo que llamó así: “Ataques coordinados y sistemáticos contra los huelguistas, a extrabajadores de la Agencia y a los críticos de la Dirección de Notimex”.

 

Karaoke, lluvia, juegos, noches bohemias

Pero así como hay vicisitudes, los tres campamentos de los huelguistas están plagados de momentos positivos, divertidos, entretenidos, que les inyectan fuerzas, ánimos:

Noches bohemias, de karaoke. Baile. Lecturas. Charlas, juegos. Gente solidaria que a diario pasa a dar palabras de aliento y hasta depositan alguna moneda en el bote de la colecta.

O apoyos de organizaciones sindicales, de periodistas, de activistas sociales. Les llevan dinero, alimentos preparados, discursos, apoyo en las guardias. Destacadamente, la Unión Nacional de Trabajadores y sus sindicatos que la integran.

Ya época de lluvias, no se escapan de sus estragos.

Pero así como reciben apoyos, también los dan: de manera cotidiana, personas en situación de calle pasan a los campamentos a pedir un café, un pan, agua, refresco. Cualquier alimento es bueno.

Aquí una reflexión de Adriana Urrea, el principal liderazgo del movimiento de huelga: “Hoy insistimos, a los 100 días de huelga, insistimos, pedimos a las autoridades exigimos que se haga cumplir la ley que se haga respetar el derecho de huelga de los trabajadores de Notimex”.

Así, la Huelga por la Dignidad. 100 días de Luces y Sombras. Los colegas no se vencen. Dicen que su lucha seguirá hasta que se obtenga justicia.