● Este miércoles, la edil acudió al inicio del Programa Bachetón de la Ciudad de México
● Siete alcaldes de la CDMX se dieron cita para refrendar su compromiso con el proyecto y dar resultados a la ciudadanía
● Hernández Calderón destacó que el compromiso es trabajar en equipo en beneficio de la comunidad

La alcaldesa Berenice Hernández Calderón acudió al inicio del Programa Bachetón de la Ciudad de México, impulsado en la alcaldía Gustavo A. Madero, donde también estuvieron los gobernantes de Iztapalapa, Clara Brugada; Venustiano Carranza, Evelyn Parra; Iztacalco, Armando Quintero; Milpa Alta, Judith Vanegas y Xochimilco, José Carlos Acosta.

Los siete alcaldes presentaron y dieron banderazo de salida al programa “El Gran Bachetón de la Ciudad de México”, que tiene como propósito tapar los baches que existen en diferentes calles y colonias de estas demarcaciones.

Durante una conferencia de prensa en la colonia la Nueva Atzacoalco, los funcionarios públicos señalaron que su propósito es atender más de 30 mil baches en dos meses, es decir, hasta el 31 de diciembre del año en curso.

Durante su intervención, la alcaldesa de Tláhuac destacó que el compromiso es trabajar en equipo en beneficio de la comunidad: “Nuestro compromiso es terminar con los baches en nuestras alcaldías”.

Así mismo, refrendó su compromiso con todas las vecinas y vecinos de Tláhuac para solucionar, de manera eficaz el problema de baches en la demarcación, “cero baches para tener un buen camino”.

“Este es un gran esfuerzo que estamos haciendo, cerrando este año, pero trabajando, que es lo más importante”, aseguró.

“Vamos a trazar camino, tenemos ejemplo a seguir que son estos alcaldes que han sido refrendados por la confianza de sus ciudadanos, porque hay trabajado, porque han trabajado con el pueblo no han mentido, no han robado y no han traicionado, estos son los principios de la Cuarta Transformación, trabajar y construir a favor del pueblo”.

En Tláhuac existe un programa similar denominado ‘Buen Camino, #CeroBaches’ con el que se busca aminorar la problemática de las vialidades en mal estado, mientras se generan condiciones presupuestales para el reencarpetado.