Asociaciones de la sociedad civil han denunciado que las consultas públicas que hizo el gobierno federal con pueblos indígenas para la construcción del Tren Maya ocurrieron cuando todavía no existía una manifestación de impacto ambiental.

 

Desde antes del arranque de las obras, en junio pasado, algunas de estas organizaciones presentaron recursos legales contra su construcción, como el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), Kanan Derechos Humanos y Múuch’ Xiinbal, responsables de este amparo en Yucatán y la de Indignación, que ha hecho ver también las ilegalidades; atropellos y se han manifestado condenando las obras del Tren Maya.

Ahora las asociaciones frenan el Tren Maya en Yucatán; ganando un amparo; donde la jueza consideró que seguir con la obra “afectaría también de manera irreparable el derecho a la información y una participación efectiva que adujeron los quejosos“.

Fonatur afirmó que estas organizaciones no representan a las comunidades originarias, sino que obedecen a intereses políticos que se oponen al gobierno de López Obrador.

Pese a estos recursos, el director de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, expresó en entrevista con EFE el pasado domingo 14 de febrero que el Tren Maya concluirá “a como dé lugar” con un avance del 30% este 2021.

El titular del organismo opinó que las asociaciones “tienen todo el derecho de meter los amparos que deseen”, pero afirmó que estas organizaciones no representan a las comunidades originarias, sino que obedecen a intereses políticos que se oponen al gobierno de López Obrador.

Por su parte las magistradas del tribunal validaron el avance de la queja 21/2021, con la que una jueza federal concedió la suspensión provisional a habitantes de los municipios de Chocholá, Mérida e Izamal, que promueven el amparo contra la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y Fonatur.

Cabe destacar que las ONG’s descarrilan legalmente al Tren Maya, una de las obras prioritarias del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuya inversión es de 6 mil 294 millones de dólares, y recorrerá cerca de 1,554 kilómetros en los cincos estados del sureste: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

El director de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, expresó que el Tren Maya concluirá “a como dé lugar” con un avance del 30% este 2021.

Recordando también que el pasado 1 de septiembre; ‘Indignación’ resaltó mentiras de AMLO sobre el Tren Maya. La asociación civil reiteró su apoyo a los pueblos originarios ante las injusticias y el largo camino que aún falta por recorrer en este sentido.

Indignación (Promoción y Defensa de los Derechos Humanos) emitió un documento dirigido a los pueblos mayas, a quienes reiteraron su apoyo en la lucha por hacer respetar «su derecho a la libre determinación». Además, de condenar el Tren Maya, proyecto que, aseguró, presenta «el colonialismo y racismo» con fachada de progreso en la región.

La asociación civil externó que el presidente Andrés Manuel López Obrador se equivocó al señalar que «a los mayas los manejan interese extranjeros» y criticó el hecho de que el mandatario sigue sin responder las dos cartas que estos pueblos le han hecho llegar.

«Un presidente no puede hablarle así a las naciones indígenas que han cuidado y dado vida a este país», aseveró Indignación al referirse a los pronunciamientos sobre el Tren Maya, el cual respaldan «aquellos que con su dinero siempre han comprado a los que hacen las políticas».

Indignación, una de las asociaciones que frenan el Tren Maya en el estado de Yucatán.

Ya en ese pasado mes, se habían presentado seis juicios de amparo en contra de la construcción del Tren Maya, algunos de los cuales lograron suspensión provisional de labores; sin embargo, esto no implica el paro del proyecto, más aún cuando no se han emitido resoluciones finales.

Al respecto, Indignación refirió que López Obrador podría «influir para que los que están en los juzgados acepten las mentiras de los papeles de los dueños de los megaproyectos», lo que implicaría «más injusticias en nuestras historias».

También se exhortó a estos pueblos originarios a no tener miedo y a recordar que organizaciones como Indignación respaldan la defensa de sus derechos. «Que no se les olvide que ya ganamos, porque tenemos la razón», se lee en el documento, en el que se apuntó que con base en las leyes se buscará hacer respetar «al pueblo y a la tierra donde vivimos».

Con el fallo a favor del pasado lunes 15 de febrero de 2021 se escribe un precedente; donde la justicia hasta ahora da la razón provisional a las asociaciones civiles.