La crisis deportiva de Chivas se retrata a través de su escasa producción de goles. Oribe Peralta retrata de forma contundente el opaco presente del conjunto tapatío.  

Este 31 de enero se cumplió un año del último gol de ‘El Cepillo’ con la camiseta del Rebaño Sagrado. La última víctima de Peralta en la Liga MX fue el Atlético de San Luis, en un partido que terminó con un empate a dos tantos.

El paso de Oribe por el Guadalajara ha sido decepcionante en materia de producción ofensiva y anotaciones.

En el 2020, el exjugador del América ha jugado 13 partidos de liga, y en ninguno de ellos vio portería. En 147 encuentros disputados con el cuadro rojiblanco, el delantero únicamente suma dos goles, uno en Copa MX ante Correcaminos y uno en contra del equipo potosino.

Estos números son el registro más bajo del futbolista en el América en el Clausura 2019, donde marcó cinco anotaciones.

Con 13 partidos por disputar en el Guardianes 2021, el oriundo de Torreón debe recuperar la titularidad o la confianza de Víctor Manuel Vucetich para tener minutos, y así tener la oportunidad de reivindicarse ante una afición a la que no ha convencido.