La pandemia de COVID-19 es uno de los factores por el que las finanzas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que comanda Zoé Robledo, se encuentran en un punto crítico. En su último informe al Ejecutivo y Congreso de la Unión reconoció que aun cuando su gasto en 2020 ascendió a 538 mil 327 millones de pesos, sus ingresos sólo fueron de 518 mil 950 millones.

Con un déficit de 19 mil 377 millones de pesos, la caída se explica por la numerosa pérdida de empleos y con ello, el desplome en la captación de cuotas obrero-patronales. Pero también existe otro factor que contribuye a esta situación, se trata de las empresas que evaden el pago de estas cuotas al no inscribir a la totalidad de sus trabajadores en este instituto.

Empresas que evaden pago de cuotas

Un caso concreto es el de la empresa RAPAX, S.A. DE C.V., que forma parte de la Unión Nacional Independiente de Trabajadores y Empleados de Limpieza (UNITYEL), cuyo líder es Marco Antonio Reyes Saldívar, conocido como “El Zar de la Limpieza”, la cual tiene 5,002 empleados laborando en instituciones públicas, de los cuales sólo 3,810 están registrados ante  el IMSS. Fuentes que laboran en esta institución refieren que la Directora General de Incorporación y Recaudación del IMSSNorma Gabriela López, ha recibido pruebas suficientes de que esta empresa evade sus responsabilidades patronalesy sin embargo no ha realizado ninguna acción contra ella. Se calcula que el Seguro Social deja de percibir 2.8 millones de pesos mensuales sólo de esta empresa, por no tener debidamente registrados a sus trabajadores.

La red de empresas que conforman la UNITYEL, controlada por la familia Reyes Saldívar, es amplio y se conforma por las siguientes sociedades anónimas de capital variable: Limpidus, Mantenimiento MIMF, Salman Servicios Profesionales, Queen Service de México, Quadrum Limpieza y Construcción, Tapaclean, Claver Servicios, Kasper  Limpieza y Mantenimiento, Reisco Operadora de Servicios, Ocram SeyerMet Solutions, y Semalyn, algunas de estas están catalogadas por el SAT como Empresas Facturadoras de Operaciones Simuladas (EFOS).

Una de las empresas que opera Reyes Salvívar, Salman Servicios Profesionales, tiene un historial de sanciones.

Subdelegado brinda protección

Dentro de la investigación realizada por este medio se encontró que el Subdelegado del IMSS en PolancoArtemio Reyes, también es parte de la red de funcionarios del instituto que brinda protección a este grupo empresarial, para evitar que sea auditado. Cosa contraria sucede con otras empresas adscritas a esa delegación que compiten con las relacionadas a la familia Reyes Saldívar, las cuales son hostigadas por medio de visitas domiciliarias y revisiones continuas.

Las irregularidades de este grupo de empresas no sólo se limitan al ámbito del Seguro Social, también se tiene registro de un esquema de evasión fiscal, en donde a través de operaciones simuladas con empresas fantasma y realizando supuestas “aportaciones” a la UNITYEL, se quedan con parte del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que cobran a las dependencias públicas, con lo que genera utilidades millonarias.

De acuerdo con los contratos que tiene vigentes, tan sólo de impuestos no enterados, el llamado “Zar de la Limpieza”, se embolsa alrededor de 40 millones de pesos mensuales, lo que supone una evasión de 480 millones de pesos al año.

El colmo está en que RAPAX, S.A. de C.V., una de las empresas de “El Zar de la Limpieza”, está contratada por el Servicio de Administración Tributaria, de Raquel Buenrostro, para realizar el servicio de limpieza a sus oficinas centrales en las que tiene 600 trabajadores contratados.

De acuerdo con declaraciones de trabajadores adscritos a esta dependencia, el número real de elementos que realizan labores de limpieza es menor al contratado; lo cual es una práctica común de este grupo para aumentar aún más sus utilidades.

RAPAX es una de las empresas ligadas a UNITYEL que manipula la familia Reyes Saldívar y evade pago de cuotas.