Ayuda para los mayas sirvió para acrecentar fortunas de sus creadores; investiga Hacienda federal a través de SAT y UIF por 10 empresas de los Walker Olvera.

Conforme a pesquisas de la UIF (Unidad de Inteligencia Financiera) y el SAT  (Servicio de Administración Tributaria), ambas de la Secretaría de Hacienda (SHCP), se detectó que la familia de una de las fundadoras de “Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C”,  Nancy Walker Olvera, constituyó por lo menos 10 empresas, donde se sospecha se haya  desviado recursos provenientes de millonarias donaciones para el pueblo maya a través de obras y programas “fantasmas” durante casi tres décadas.

A través de la fundación “Indignación A.C”, se constituyó por lo menos 10 empresas de la familia Walker Olvera.

Estas empresas de acuerdo a las autoridades federales son: Industrial Constructora METALTEC S.A. de C.V., cuyos dueños son: Jorge y Antonio Walker Olvera; Distribuciones y Souvenirs. S.A. de C.V, cuyos socios son: Gerardo de Jesús Ricalde González y Antonio Eduardo Walker Olvera; METALTEC INDUSTRIAS S.A. de C.V., cuyos accionistas también son Jorge y Antonio Walker Olvera; Central de Servicios Industriales S.A. de C.V., cuyos socios son: Antonio Eduardo Walker Olvera, Fernando Mateus Castro.

De la misma forma Empresas Metal Tec S. A. de C.V a nombre de Jorge Walker Olvera, Antonio Eduardo Walker Olvera, Antonio Esteban Walker Touche; Central de Laminados Yucatán S.A. de C.V. cuyos socios son Jorge Walker Olvera; Antonio Eduardo Walker Olvera; Mayan Capital Fund S.A.P.I de C.V.; cuyos socios son: Abraham Chapur Achach; Alberto Peniche Gutiérrez; Alejandro José Abraham Achach; Antonio Eduardo Walker Olvera, Emilio Alberto Loret de Mola Gomor, Emilio José Sansores Font y Víctor Manuel Abraham Palomo. La Casa del Herrero Peninsular S. A. de C.V., donde figuran como socios también Jorge Walker Olvera y Antonio Eduardo Walker Olvera.

Asimismo Operadora Hotelera HXA S.A.P.I de C.V., socios Jorge Luis Buenfil; Chistine Allen Baker, Antonio Eduardo Walker Olvera y Emilio Alberto Loret de Mola Gomory, además KIPSIU Construcciones S.A. de C.V., donde participan como socios Antonio Walker Olvera y Esteban Walker Juanes.

Rastreo a fondo

Esta ONG (Organización No Gubernamental),  con Registro Federal de Causantes IPD940622EV0, y domicilio fiscal calle 17 s/N, entre 20 y 22,  C.P. 97305, Chablekal, Yucatán, donde además participan el sacerdote Humberto Lugo Rodríguez y Beatriz Cantú Bacelis; solo durante los últimos 5 años recibió casi 16 millones de pesos en donaciones tanto en México como de fundaciones extranjeras.

En total recibió de 2014-2019, es decir en cinco años obtuvo la cantidad de 15 millones 910 mil 940 pesos de acuerdo a comprobantes en poder de la SHCP; sin embargo se indaga si no se facturaron obras fantasmas o algunos bienes a través de las empresas de una de dichos fundadores para “justificar gastos” y ayudas al pueblo maya, a quien dicen representar.

Y es que de acuerdo a las autoridades federales, todo indica que estos recursos no son aplicados en su totalidad a las causas y a las acciones como defensores de los derechos humanos como pregonan.  Miembros fundadores y parte de Indignación A.C; han acrecentado sus fortunas con grandes empresas y bienes inmuebles durante los 26 años que lleva esta organización sin fines de lucro, sin embargo las comunidades del pueblo maya que dicen ayudar, siguen sumidas en la pobreza y el olvido.

Cabe destacar que la federación ha exigido que los implicados o dueños de fundaciones, y asociaciones civiles; deben explicar el destino de los recursos que reciben y su relación a donde son destinados para ayudar a indígenas mayas o zonas rurales como es en el sureste del país.

Porque pretextando daños ecológicos, y defender los derechos humanos acrecientan su “mina de oro”, y continúan lucrando con la pobreza de pueblos mayas, que serán beneficiados con esta obra. Se reitera que Indignación A.C., tan sólo en 5 años recibió en donación 15 millones 910 mil 940 pesos.

La fundación continúa lucrando con la pobreza de pueblos mayas.

Asimismo, se detectó que la familia de Nancy Walker Olvera, desde que fundó la Asociación desde hace 26 años, es decir desde 1994, ha creado 10 empresas en distintas ramas, mismas que ya investiga la UIF de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para determinar si hubo desvío de recursos u otros ilícitos y que pronto dará a conocer oficialmente, según trascendió.

Llama la atención que desde que se creó esa organización en junio de 1994, es decir hace más de 26 años, permanecen sus dirigentes inamovibles, pese a pregonar que luchan por la democracia.    Esta fundación recibe como lo confirmó el presidente López Obrador, tan solo de una empresa extranjera (Kellogg) 25 millones de pesos cada año desde el 2013, por lo cual la UIF revisa con lupa el destino de ese dinero, supuestamente destinado para mejorar el nivel de vida de los indígenas mayas y no para crear empresas familiares.

“Estas organizaciones señaladas y las empresas que dan el dinero aclaren si es cierto o no, porque se disfrazan por dinero de derechos humanos, se disfrazan también por dinero de defensores de derechos humanos”; Indignación A.C y sus “propietarios” deben ya rendir cuentas, para acabar con sospechosismo  de hermanos de fundadora de “Indignación A.C.”; tengan  10 empresas y no sea estén  “desviando recursos”: investiga UIF más a fondo a organización civil.

Recibió solo durante los últimos 5 años casi 16 millones de pesos en donaciones en México y del extranjero.