• El objetivo de campaña: proporcionar un servicio de calidad a la ciudadanía en el suministro y buena administración en SAPASA no se pudieron cumplir.

Ante el caos que impera al interior del Organismo Público Descentralizado de Agua Potable y Saneamiento de Atizapán de Zaragoza (SAPASA), a causa de la incapacidad de su titular Alexander Estrada Rosales, el subdirector de esa dependencia, Alfredo Vázquez González, determinó presentar su renuncia con carácter de irrevocable, a la alcaldesa Ruth Olvera Nieto.

Después que en repetidas ocasiones los colonos de diversas latitudes del municipio y medios de comunicación han señalado que los resultados de SAPASA son pésimos, pese a contar con una plantilla de 903 servidores públicos altamente capaces para el desempeño de su labor cotidiana, ya que existe un total desorden, donde lo mismo las fugas de agua están fuera de control, así como las finanzas van en picada.

Ejemplo de lo anterior, es que el adeudo con el organismo estatal CAEM que era de 1050 millones de pesos, alcanzó la cifra de 1372 millones, con corte al mes de septiembre de 2019.
Es decir, esta situación significa que los 1050 millones es la cantidad de deuda con la que se recibió esa institución, pero al paso del tiempo en lugar de que se avanzara para disminuirla, hubo un retroceso que llevó a que se incrementara.

Hoy, Alfredo Vázquez González en entrevista, confirmó que SAPASA tiene una enorme y estrepitosa deuda, a causa de la falta de estrategia para recuperar la cartera vencida, por lo que económicamente el organismo se encuentra actualmente, peor que al inicio de la actual administración.

Otro problema que enfrenta la dependencia, precisó el ahora ex funcionario, es el de las fugas que se presentan en diversos puntos del territorio de Atizapán, mismas que en buena medida se relacionan con la existencia de una red de tubería obsoleta, que debió ser reemplazada pero no se ha llevó a cabo, pese a que ésta tiene entre 60 y 70 años.

Además, comentó Alfredo Vázquez, “no se ha atendido lo que puede convertirse en un problema de salud pública, puesto que una gran cantidad de tuberías son de asbesto y ese material es potencialmente cancerígeno”.

La ruptura de la red hidráulica, agregó, también está vinculada con el hecho de que SAPASA suministra agua por tandeo en las colonias, por lo que mientras unas tienen el vital líquido, otras no, y la situación que ocurre es que el aire acumulado en las redes genera un vacío y en consecuencia la ruptura del tubo”, reconoció.

Respecto a la disponibilidad del vital líquido en Atizapán, Alfredo Vázquez comentó que cada día el agua escasea debido al cambio climático y en el caso de este municipio, depende en mucho del suministro del sistema Cutzamala, cuyo caudal, fue anunciado, disminuirá en 8 por ciento para los atizapenses.

Dijo que las calles en malas condiciones y el paso de vehículos pesados, generan las fugas, además de las que son internas, que no están a la vista, mismas que llegan a provocar la generación de socavones.

Alfredo Vázquez González, quien se venía desempeñando como subdirector de SAPASA mencionó que por todo lo anterior, al encontrarse el organismo de cabeza por falta de experiencia y capacidad para sacarlo adelante, de parte del director general, es que decidió renunciar a su puesto.

“El objetivo a concretar era un propósito de campaña: proporcionar un servicio de calidad a la ciudadanía y cumplir sus expectativas, que no le dieron gobiernos anteriores”, lamentó.

Finalmente, al referirse a sus derechos laborales, resaltó que tras presentar su renuncia a la alcaldesa Ruth Olvera Nieto, el pasado 27 de enero, se encuentra a la espera de que se elabore su respectivo finiquito “y estamos en ese proceso”.