Por Onel Ortíz Fragoso

@onelortiz

 

¿Cómo van los procesos de calificación de las elecciones del pasado 6 de junio? El Instituto Nacional Electoral (INE) impuso multas millonarias a todos los partidos; sancionó al gobernador electo de Nuevo León, Samuel García, a su esposa y familiares e impuso sanciones a los influencers que apoyaron al Partido Verde durante la veda electoral. Le falta sancionar la injerencia del narco en varios distritos y regiones del país, particularmente en estados como Sinaloa y Michoacán.

Por su parte, los tribunales electorales están muy activos, comienzan a desahogar los 400 juicios que se presentaron en las pasadas elecciones. De los procesos locales, hay dos que han llegado al ámbito nacional. Uno es la elección de la Alcaldía Cuauhtémoc en la CDMX y el otro, la elección en el municipio de Solidaridad, Quintana Roo.

Dolores Padierna no ha parado en denunciar una larga lista de irregularidades y traiciones en la demarcación de mayor simbolismo en la capital. Laura Beristain rompió el cerco informativo y político que le tendió el Gobernador Carlos Joaquín González y ha logrado que su caso se conozca no sólo en los medios de información con sede en la capital, sino ha  llegado a  voces y personas muy cercanas al Presidente de la República, al INE y al propio Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Resulta ilustrativo que el Presidente Andrés Manuel López Obrador la primera ocasión que le preguntaron sobre Quintana Roo haya dicho que el Gobernador Carlos Joaquín era un demócrata, pero las siguientes ocasiones que lo cuestionaros sobre temas de esa entidad, guardó silencio y bateó el tema.

En la tarde del domingo 25, el Tribunal Electoral de Quintana Roo confirmó el cómputo municipal de Solidaridad y el triunfo de la candidata de la coalición Va por Quintana Roo, Lili Campos, pero el tema está aún muy lejos de concluir.

Se supone que esta resolución pondría muy feliz a Lili Campos, a los partidos de la Coalición que la apoyaron y al Gobernador Carlos Joaquín, pero no es así.  Por el contrario, era de esperarse caras largas en Morena, en Laura Beristain y en su equipo, pero se les ve muy positivos con el resultado del Tribunal.

¿Por qué esta actitud tan contrastante en uno y otro bando? Hay razones jurídicas y políticas.

Al leer la sentencia, como dicen los abogados integral y sistemáticamente, queda claro que ésta es opuesta a la argumentación que ahí se desarrolla. Es decir, que si el Tribunal hubiera sido congruente con su argumentación, habría dado la razón a Morena y Beristain. Tanto es así que en los efectos de la sentencia se establece la anulación de 25 casillas por violaciones graves y se ordena modificar el computo. Está claro que el Tribunal no fue congruente con su propia argumentación, por el control, públicamente conocido, que el  gobierno del Estado ejerce sobre el Tribunal.

Políticamente, la resolución del Tribunal es una victoria parcial para Laura Beristaín y Morena y una derrota para Lili Campos y el Gobernador, por que el proceso escapa de su área de control e influencia. En las próximas semanas, el caso se definirá en la Sala Regional de  Xalapa o en la Sala Superior de la Ciudad de México, donde las perspectivas de anulación son amplias de acuerdo a los propios elementos que aporta el Tribunal de Quintana Roo.

El conflicto en Solidaridad ha provocado costos políticos al Gobernador Carlos Joaquín, porque se ha revelado facetas de su gobierno poco conocidas a nivel nacional: la utilización de instituciones del Estado con fines electorales  y sus desplantes de autoritarismo.

Bien haría el Gobernador Carlos Joaquín en recordar esa frase de que no hay adversario pequeño, más aún cuando se trata de una mujer con determinación y que tienen elementos que le dan la razón. La política es de bronce.