Elementos del Ejército Mexicano salvaron a un niño, de morir ahogado, durante las inundaciones ocurridas en Teapa, Tabasco; en una historia que difundió este lunes la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a través de sus redes sociales.

Los hechos ocurrieron el pasado 10 de noviembre, aproximadamente a las 16:30 horas, en un domicilio de la calle Miguel Hidalgo, de esa localidad.

En el video, la madre del menor le explicó a la youtuber de la Sedena, soldado Alexa Bueno, que se encontraba haciendo labores de limpieza en su casa, cuando vio el cuerpo de su hijo, flotando en la entrada.

“Yo estaba ahí sentada, pero de repente dije voy a limpiar aquí este pasillo para que no haya mucho lodo, estaba lavando el trapeador cuando de repente voltee a ver a un lado y ahí estaba flotando.

 

“Salí a ver quién era, y fue que de repente dije ‘Yovanni’, le grite al mayor, ‘el niño’, corrió mi hijo a lavantarlo”, explicó la madre a la soldado Bueno.

La situación provocó la madre perdiera el conocimiento, mientras que otras personas intentaban ayudar el niño, y otros llamaron a gritos a personal del Ejército que estaba laborando en la calle 1 de Mayo, a tres calles del lugar.

Uno de los elementos, quien se identificó como el cabo Galicia, explicó que llegaron al lugar, con el agua a la cintura, y al ver el cuerpo de Yovanni, despejaron una mesa para brindarle los primeros auxilios, con la técnica de respiración boca a boca.

“Lo tenían boca abajo, tratando de reanimarlo en esta área, sin pensarlo se los arrebaté y con ayuda del soldado Nava despejamos esta mesa que tenía cosas.

“La cabeza la pusimos de este lado, los piecitos, y lo primero que hice, sin pensar, le agarré la nariz y le di respiración de boca a boca, mientras el soldado Pérez estaba tranquilizando a la familia”, explicó el cabo Galicia.

Otro soldado, operador de un vehículo Hummie llegó al lugar, para usarlo como ambulancia, el personal militar abordó el vehículo y sobre la marcha siguieron con la técnica de reanimación.

“La verdad yo pensaba mucho en llegar rápido para salvar al niño, porque cuando lo subieron lo único que vi es que sí venía totalmente desvanecido.

“Inclusive me topé personas en las calles, quizá iba a en apoyo, pero me tocó bañarlas también, me tocó meter agua a las casas otra vez; no me importó porque yo pensé en salvar al bebé, que sí lo vi mal”, narró el operador del vehículo Hummie.

En el traslado al hospital de Teapa, los trabajos de reanimación dieron resultado y ante la dificultad para llegar con el vehículo, los militares bajaron para seguir a pie.

“Le seguí insistiendo, le seguía dando respiración de boca a boca, y fue cuando agarró el niño y devuelve el agua, fue ahí cuando lloró y lloró todo el camino.

“Yo le decía, ‘papi, si me estás escuchando muérdeme los dedos”, él en todo momento escucha y entendía lo que le decía”, recordó otro de los soldados.

Sin precisar la fecha, el personal militar explicó que Yovanni ya fue dedo de alta y, nuevamente se encuentra con su familia.

“Gracias le damos a Dios de que ellos estuvieran aquí, aunque estuvieran haciendo su labor allá, rápidamente actuaron y vinieron, en menos de un minuto estuvieron aquí. Prácticamente el bebé les pertenece, está vivo por ellos”, dijo, entre lágrimas, la madre del menor.