Han pasado más de dos años de que fueron despojados de sus viviendas y hasta el momento, además de no tener respuesta, vecinos del predio localizado en el número 166 de Avenida Cuauhtémoc, en la Colonia Doctores, en la Alcaldía que gobierna el morenista Néstor Núñez, temen que nunca les devuelvan su hogar.

Según un acta circunstanciada emitida el 26 julio de 2017 por la Segunda Visitaduría General de la Comisión de Derechos Humanos del entonces Distrito Federal, del cual existe una copia en esta redacción, se solicitó permitir una inspección física durante las guardias, pues se vió entrar y salir a personas vestidas de civil con maletas, presuntamente elementos policiacos; se escucharon ruidos que hicieron pensar en fiestas al interior, o se desaparecían del patio los uniformados, lo que hace dudar de la seguridad de sus pertenencias.

El organismo solicitaría respuesta de nueva cuenta a la Secretaría de Seguridad Pública para dar respuesta, pues ya lo había hecho con un oficio previo fechado el 23 de junio de 2017, recibido cinco días después.

En un informe oficial, emitido el 11 de junio, del que también hay copia, se hace saber que un oficial y 70 elementos apoyaron en un operativo efectuado en el inmueble por parte de la Fiscalía capitalina y personal del INVEA, por supuestos delitos ambientales. Su participación consistió en establecer un perímetro de seguridad para que ninguna persona sufriera menoscabo en su integridad o en sus pertenencias, dice el informe.

Destaca que el asunto llegó ya a instancias continentales, pues según otro documento, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió informes al respecto.

Sin embargo, ante la negativa de las autoridades de la capital así como del Alcalde de Cuauhtémoc, los vecinos afectados interpusieron una denuncia por el despojo de su vivienda y también por la demolición que continúa del inmueble, sin existir la documentación para respaldar el hecho.

A pesar de haber sido notificado de la situación que viven los habitantes de Avenida 166, el alcalde de Cuauhtémoc no ha atendido la demanda, a pesar de que según testimonio de los afectados hay una escritura apócrifa que las autoridades de la ciudad han avalado.