¿Periodismo de investigación?

Acusados de magnates y de fracasados, medios de comunicación son utilizados para golpetear al gobierno de Veracruz, acusan y hasta involucran a la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, lo cual no se puede comprobar los hechos que mencionan.

En esta ocasión es al Secretario de Educación de Veracruz, Zenyazen Roberto Escobar García, quien (según denuncia pseudo periodística) “Ya está siendo investigado por actos de corrupción y la denuncia interpuesta por sus anteriores compañeros, confidentes y ahora acérrimos enemigos e integrantes del Movimiento Magisterial Popular Veracruzano (MMPV)”. Filtración que resultó ser falsa.

Según la “investigación” lanza acusaciones sin fundamentar y mediante el Secretario de Educación Estatal intentan golpear al Gobernador de Veracruz, un acto que, si fuera cierto, se optaría por la frontalidad y las evidencias, eso es lo que haría una investigación periodística basada en la verdad, muy lejos de serlo se han quedado esas palabras escritas por el reportero que escribe la nota.

Según la “investigación periodística”, los días 11 y 12 del 2020 (es decir, o no saben la fecha o fueron ambos días) quienes interpusieron denuncia penal en la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción de la Fiscalía General del Estado, personas que denunciaron son docentes de nivel Primaria y Preescolar Estatal y Federal de la SEV, personas no identificadas y no presentadas, es más, vinculan unas carpetas de investigación que no fueron encontradas, no porque se extraviaran, y si porque esos números consecutivos no son utilizados por la Fiscalía, y menos por la Oficialía de Partes.

Moches que no son moches
En el ánimo de vender mejor una nota, se le acusa al ciudadano, y no al funcionario público, lo cual en caso de ser ciudadano, sus acciones como emprendedor son las de una empresa que lucra con servicios, y les informamos al medio “periodístico” eso es totalmente legal; la investigación no aborda ni menciona a Escobar García, como funcionario público, por lo cual a lo que llaman ellos moches, son simplemente inventos de una mente desocupada y con malas intenciones.

Ataque bajo y ruin
Cuando un medio “periodístico” ataca a la vida privada y pone en juicio la moral de una persona, esa investigación se cae por su propio peso, acusar a alguien de (cito textual):

“Zenyazen Roberto Escobar García: perdedor, stripper, acompañante en bares”, parece que el medio de comunicación, amparado en la libertad de expresión quiere hacer su propia Constitución, donde ser perdedor es delito, ser acompañante en bares debe ser juzgado y ser stripper es un acto deplorable, lo deplorable es la mente del reportero que intenta imponer sus juicios de valor y su moral en sus audiencias y en el escaso público que le crea sus mentiras; deberíamos remitir a la escuela de periodismo al reportero en la que una de las máximas a escribir es sobre los hechos comprobables y más importante, sobre la objetividad, en este caso, su odio, su machismo y su doble moral le han jugado en contra.