Los jugadores y los técnicos de la Juventus fueron aislados este sábado, un procedimiento que no les impide entrenarse ni jugar, pero les prohíbe los contactos con el exterior, tras dos casos de covid-19 en el club italiano.

La víspera del choque contra Nápoles, previsto el domingo, «dos miembros del personal dieron positivo al covid-19» con ocasión de los «controles previstos por el protocolo en vigor», anunció la Juve. «No se trata de jugadores ni de miembros del equipo técnico o médico«, precisa el comunicado.

En virtud del protocolo sanitario, «todo el equipo» ha sido colocado en aislamiento: «Este procedimiento permitirá a todos los miembros que dieron negativo entrenarse y jugar los partidos, pero no permitirá contactos con el exterior del grupo», explica el campeón de Italia.

Este aislamiento llega cuando el futbol italiano se ha visto atrapado por la pandemia del coronavirus: dos jugadores de Nápoles dieron positivo al covid-19, menos de una semana después del partido disputado el domingo pasado frente al Génova, club donde apareció un núcleo de contagio (diecisiete jugadores positivos desde hace una semana).

Si el partido Génova-Torino, previsto el sábado, fue aplazado, el Juventus-Nápoles no es por el momento cuestionado.

La Liga italiana de futbol decidió este jueves seguir las reglas instauradas por la UEFA, que prevé que un partido puede tener lugar a partir del momento en que un equipo dispone de trece jugadores sanos, incluido un guardameta.