Sergio Valdés

La semana que corre fueron los cierres de campaña en la Ciudad de México, donde será una contienda entre Morena y el frente integrado por el PAN PRI y PRD, como si fuera la última elección estadounidense, ratificar el gobierno de Morena o castigarlo, y que vengan otros actores políticos a sustituirlos.

Según los datos de las últimas encuestas, lo más probable es que el frente ratifique triunfos en Benito Juárez, Cuajimalpa y Coyoacán de manera muy apretada, y Morena lo haga en Iztapalapa, Iztacalco, Gustavo A. Madero, Milpa Alta y Xochimilco. Donde se viene una lucha muy cerrada, será en el poniente de la capital: Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón y Magdalena Contreras al parecer cambiarán de color de manera muy apretada e inclusive con final de tribunales.

El frente puede llevarse esas alcaldías, y en la zona sur, será una lucha igual en Tlalpan, donde parece ser se pintará de distinto color al guinda con la candidata Alfa González. La moneda está en el aire en esa zona de la ciudad, la alcaldía Tláhuac donde la candidata del PAN ya declinó por el candidato del PRI – PRD, y al parecer se está cerrando la brecha por un cambio de gobierno.

Morena parece tener ventaja de manera muy cerrada en Azcapotzalco, Venustiano Carranza y Cuauhtémoc, donde también se pronostica una contienda pareja y con resultado final en los tribunales. Mi pronóstico en la CDMX es que el frente se queda 6 alcaldías y Morena 10, confirmando así el fracaso de la administración de las distintas demarcaciones territoriales dejadas en el abandono por sus primeros alcaldes, así como el efecto del accidente de la Línea 12 del Metro, una tragedia de proporciones insospechadas que causalmente, como el Rébsamen, siempre suceden durante las administraciones de la actual jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, ¿demasiada casualidad no creen? ¿O incompetencia y corrupción probada?

A nivel nacional el efecto es similar aunque no el mismo, ya que la ecuación cambia al meter a Movimiento Ciudadano en estados donde localmente tiene arraigo y muestra fortaleza, ya sea por su estructura partidista o por la popularidad de sus personajes, la apuesta de este partido es mantener su fuerza en el congreso, exponenciar Jalisco, y llevarse Nuevo León con el nuevo rockstar de la política, Samuel García, y Campeche con el ex panista y ex alcalde de la capital, Eliseo Fernández. En el resto de los estados, tal parece indicar que el partido del presidente podrá llevarse sin tanto problema Baja California, Colima, Guerrero, Nayarit y Sinaloa; y ganar de forma muy apretada y con la reserva de lo que el tribunal decida ante las impugnaciones en Zacatecas, Tlaxcala, Sonora y Michoacán. El panismo refrendará su causa en Baja California Sur, Chihuahua, Querétaro y San Luis, y como ya dijimos, Movimiento Ciudadano se llevará por primera vez en su historia dos gubernaturas (Nuevo León y Campeche estarán bailando movimiento naranja con Yawui). Mi pronóstico: 9 gubernaturas para Morena, 4 para el PAN y 2 para MC.