Ciudad de México, a 17 de julio 2020 (PERIODISMOENACCION.COM / NOTICIASCD.MX).- La propuesta de Ley inquilinaria presentada por la coordinadora de la bancada de Morena en el Congreso local, Martha Ávila, y por su compañera Valentina Batres, dividió a los diputados del grupo mayoritario en dicho órgano legislativo y, finalmente la líder de la bancada reculó y dijo que no hay condiciones para aprobar dicha modificación.

Para el diputado Nazario Norberto Sánchez, las propuestas de reformas al Código Civil capitalino en materia inquilinaria no pueden proceder tal y como han sido presentadas, porque efectivamente violan el derecho de la propiedad privada al intentar disminuir las garantías jurídicas que un propietario puede tener sobre su inmueble cuando lo ponga en renta.

En entrevista del diputado de Morena, aseveró que otra afrenta al derecho antes mencionado es pretender se amplíe el plazo de 1 a 3 años obligatorios para arrendar un inmueble, es decir, al establecer un plazo forzoso sin que el dueño pueda disponer del inmueble de su propiedad.

“Es una propuesta que no representa el sentir del Grupo Parlamentario de Morena y es perfectible. Nosotros tampoco estamos de acuerdo en que se prohíba la existencia de un fiador, porque en caso de adeudos no podría demandarse el pago al no existir un deudor solidario o una persona a quien demandar jurídicamente y eso lo expresaremos en su momento durante el análisis del proyecto de reforma en la Comisión de Administración y Procuración de Justicia de la cual soy integrante. Veo casi imposible que pase esta propuesta de reforma tal cual se presentó”, destacó.

Eduardo Santillán, también legislador de Morena y presidente de la Comisión de Procuración y Administración de Justicia, ha manifestado que no dicha ley no puede ser con el plazo de los tres años forzosos, sin contrato de por medio y que sin fiador.

Nazario Norberto explicó que el derecho a la vivienda debe velarlo y garantizarlo el Estado hacia sus gobernados y no los particulares, el contrato de arrendamiento se da en función a una necesidad de vivienda del arrendatario a cambio del pago de una renta por ocupar el inmueble del arrendador.

“En México la propiedad puede ser pública, social y privada, esta última es el derecho que tiene una persona física o moral particular para gozar y disponer de sus bienes con las limitaciones establecidas por la ley”, sentenció.

Finalmente, Martha Ávila se echó para atrás y al ver que sus propios compañeros de bancada la rechazaron reculó. «Vemos que es un tema polémico y queremos compartirles que no existen condiciones por el momento para llevar a cabo dicha modificaciones, se requiere más tiempo para construir con todos los actores un dictamen que no vulnere los derechos de las partes en contratos de arrendamiento», señaló la legisladora en sus redes sociales.