El 19 de septiembre de 2017, en la Ciudad de México y estados colindantes se registró un sismo de considerable magnitud, lo que causó el colapso del Colegio Enrique Rébsamen, ubicado en la calle Rancho Tamboreo, número 11 y 19, colonia Nueva Oriental, alcaldía Tlalpan.

La caída del inmueble provocó la muerte de 26 personas, de las cuales, 19 eran menores de edad y siete eran adultos, siendo alumnos y trabajadores del instituto, respectivamente.

Tras lo anterior, la FGJCDMX llevó a cabo las investigaciones correspondientes y se estableció que la edificación contaba con negligencias estructurales y documentales en su construcción.

Las indagatorias llevaron a solicitar una orden de aprehensión contra Juan Mario Velarde, toda vez que en 2014, al desempeñarse como Director Responsable de Obra (DRO), emitió visto bueno de seguridad y operación que incluía la constancia de seguridad estructural, indicando que se realizaron pruebas de carga a la estructura, misma que es rechazada por la Delegación por no presentar los resultados de las pruebas de carga.

Tras lo anterior, habría emitido nueva constancia de seguridad estructural, afirmando que el sistema estructural del colegio era idóneo para resistir las fuerzas estáticas y sísmicas.

Además, pudo haber reportado remozamiento de pisos y paredes, cuando en realidad se concluyó el cuarto nivel, teniendo éste y el tercer nivel acabados de lujo.

Dichas negligencias contribuyeron en el colapso del Colegio Rébsamen, por lo que la FGJCDMX solicitó el mandamiento judicial contra Juan Mario Velarde, quien fue aprehendido por agentes de la PDI y de la SSC el 22 de julio de 2018, tras localizarlo en el estado de Querétaro.

Posteriormente, fue ingresado al Reclusorio Sur, donde comenzó su proceso por el hecho que se le imputó y donde enfrentará su condena.