Expertos aseguran que la interrupción prolongada de las clases presenciales afectará severamente a los estudiantes.

La interrupción prolongada de los estudios formales puede provocar pérdida de conocimiento y de habilidades fundamentales.

Obviamente están en mayor desventaja los estudiantes de los estratos más bajos que ya presentaban rezagos previos.

El efecto más devastador del COVID-19 en la educación del país será el incremento en la tasa de abandono escolar.

Al menos entre 15 y 20% de los estudiantes no continuarán sus estudios en el nivel medio superior y superior.

Los más afectados serán los que carecen de los recursos digitales, económicos y escolares.

En todos estos casos, las mujeres correrán mayor riesgo que los hombres.

La educación se puede salvar con colegios de bajo costo.

Las prepas y universidades deben tener instalaciones sanitizadas para que los estudiantes puedan asistir a clases.

La responsabilidad debe ser compartida: Este SÍ será el futuro de la educación.

Centro de Estudios Cuicalli tiene opciones reales y accesibles para continuar la educación y transformar esa realidad que hoy vivimos.