Tiemblan fundaciones. Rigurosa vigilancia de la Secretaria de Hacienda e investigará la UIF, turbios manejos de los recursos de asociaciones de los financiamientos que reciben de las “organizaciones altruistas” nacionales y extranjeras; será estricta la vigilancia y el combate a evasión fiscal en asociaciones que reciben supuestos donativos.

En México son cientos de fundaciones que reciben recursos. Cabe recordar las que en su momento el presidente de la republica exhibió y pidió a su vocero Jesús Ramírez Cuevas; exhibir una lista de organizaciones civiles y sostuvo que “reciben financiamiento del extranjero.

El Presidente opinó que algunas organizaciones “se disfrazan de ambientalistas o defensores de Derechos Humanos para recibir dinero”, pero responden a “un asunto de lucha de poder en lo económico en lo político”.

“Son fundaciones extranjeras que financian a organizaciones no gubernamentales como Indignación A.C; Mexicanos contra la Corrupción, como el Consejo Indígena de Espujil, como el Consejo de Silvicultura Sustentable; quienes dan estos fondos son la fundación Kellog, la fundación Ford”; que se dedica a financiar académicos y a organizaciones no gubernamentales en el mundo.

ClimatWorks, la NED, que es la fundación estadounidense por la democracia; Del Departamento de Estado de Estados Unidos, y  la fundación Rockefeller, que pertenece al consorcio Rockefeller.

Te puede interesar: SAT imparable en investigar apoyos a ONG´S en la Península de Yucatán

En el caso de la fundación Kellog, por ejemplo, al Consejo de Mexicanos Sustentable pues da fondos por 350 mil dólares. La fundación Ford por tres millones 575 mil dólares. Climat Works da 3 millones 800 mil dólares sólo para la organización Centro Civil Mexicano para la Servicultura Sostenible (CCMSS); La Fundación para el Debido Proceso (DPLF), el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA); Indignación A.C, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos; el Consejo Regional Indígena y Popular Xpujil (CRIPX); Diálogo y Movimiento (DIMO); Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, así como México Evalúa.

El Presidente López Obrador pidió a esas fundaciones que aclaren: “Me gustaría que estas organizaciones señaladas y las empresas que dan el dinero aclaren si es cierto o no, porque se disfrazan por dinero de ambientalistas, se disfrazan también por dinero de defensores de Derechos Humanos”. En su momento fue una precisión fuerte por la oposición al tren maya.

Purgará Hacienda financiamiento de fundaciones:

Ahora el gobierno federal, va con todo para que las organizaciones civiles transparenten los recursos e indagará los negocios turbios; donde le dan uso a esos financiamientos que no son para lo que fueron solicitados y ajenos a sus objetivos de ayuda.

Es a destacar que al margen de la regulación, dos de cada tres pesos que entran a las asociaciones civiles no tienen que ver con el objeto para el que fueron creadas, de acuerdo con información oficial.

Bajo la presunción de que hay dinero no transparente e incluso prácticas de evasión fiscal en estas figuras que suponen un fin asistencial; el gobierno federal propone aplicar y reforzar la legislación para revocarles la autorización en caso de incumplimiento de las normas.

En el Reporte de Donatarias Autorizadas 2019, publicado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se informa que el año pasado estas figuras obtuvieron 200 mil 259 millones de pesos por tres conceptos. Los ingresos vinculados con el objeto social por el que obtuvieron autorización fueron por 20 mil 276 millones de pesos, 10.1 por ciento de lo percibido. Por donativos entraron 47 mil 659 millones pesos, 23.8 por ciento.

Sin embargo, el monto en el que se sostienen estas asociaciones civiles y filantrópicas son los ingresos no relacionados con su objeto social. El año pasado por este concepto entraron 132 mil 323 millones de pesos, equivalente a 66 por ciento de sus recursos. Es decir, dos de cada tres pesos que ingresaron, según la información oficial.

Te puede interesar también: Doble moral y nula imparcialidad de Indignación A.C, ante ecocidas

Ello, pese a que requieren autorización del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para que los recursos que reciban puedan ser deducidos por sus donantes del pago del impuesto sobre la renta (ISR).

La autoridad fiscal ha detectado prácticas que redundan en la evasión o elusión fiscales, subraya la Presidencia de la República en el proyecto de decreto, en el cual se enfilan algunas de las adecuaciones a la Ley Impuesto sobre la Renta, como parte de la miscelánea fiscal del próximo año, presentado la semana pasada al Congreso.

La manera en que se maneja la entrada de recursos en las asociaciones civiles ya contraviene lo que está por el momento en la legislación. El artículo 80 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta acota que las entidades (como fundaciones o instituciones de asistencia) autorizadas para recibir donativos deducibles de impuestos sólo pueden ingresar 10 por ciento de recursos por actividades distintas de su objetivo.

Actualmente, la Ley del ISR dice que estas organizaciones solamente pueden recibir 10% de sus ingresos por actividades no relacionadas a su objeto social. Sin embargo, la ley no dice que pueden perder su autorización si sobrepasan este monto.

Según especialistas, algunas donatarias empezaron a ofrecer servicios y a generar ganancias. Por eso, las actividades no relacionadas en muchos casos superan el 50% de ingresos. Por otro lado, la medida quiere combatir la evasión fiscal.

De acuerdo con la propuesta, más de dos mil donatarias han recibido recursos de factureras. Por esto, la propuesta establece que todas las compras que realicen las donatarias queden registradas con CFDI. El SAT quitará autorización a donatarias lucrativas que estén evadiendo el fisco y encausando los recursos a otros intereses.

En entrevista con El Financiero, Maribel Trejo Estudillo, presidenta de la Comisión Técnica de Sector Empresa Entidades con Propósitos no Lucrativos, del Colegio de Contadores Públicos de México, dijo que muchas donatarias podrían perder la autorización del SAT.

Por otro lado, Ariana Martínez, integrante del Colegio de Contadores Públicos de México, explicó en entrevista con El Economista que la idea de la reforma es tener un mejor control de las organizaciones; así como una mejor fiscalización de sus recursos. En este sentido hay que recordar que las donatarias son consideradas actividades vulnerables en lavado de dinero.

Otro escándalo para Indignación…

Indignación del Padre Lugo en el ojo del huracán otra vez; es bueno considerar y recordar la respuesta inmediata que emitió el padre Raúl Lugo.

Cuando aquel viernes 28 de agosto de 2020 el presidente de la República acusó a nueve organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Indignación, a la que pertenece el padre Raúl Lugo, “de recibir dinero del extranjero para oponerse al Tren Maya”. El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo más: “Se disfrazan, por dinero, de ambientalistas, de defensores de derechos humanos y, al final, es una lucha de poder en lo económico y lo político”; toda una lista de nueve organizaciones que reciben financiamiento internacional, entre las que destacaban Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), México Evalúa y el portal de noticias Animal Político. En la lista que proyectó Ramírez Cuevas estaba Indignación, con un monto de 620 mil dólares otorgados por la Fundación Kellog. Sin considerar lo que recibe de Misereor y Adveniat; fundaciones alemanas.

Te recomendamos: SEGOB investiga a ONGs por “manipulación perversa” a indígenas mayas

El Padre Lugo reconoce: “Soy fundador de Indignación. Una de las cosas que más me enorgullece es su independencia. No recibimos apoyo de partidos, del gobierno mexicano. Con las financiadoras internacionales, tú presentas el proyecto y ellos deciden si te apoyan” y acepta que Misereor; Adveniat ; fundaciones alemanas y Kellog; de Estados unidos si hacen llegar recursos a Indignación. Y por eso la máxima de “ayudar a ayudar”.

Fundaciones de magnates y monopolios  para evadir impuestos:

Las organizaciones caritativas suelen ser un vehículo de evasión y elusión fiscal para millonarios y grandes empresas en todo el mundo. Asesorados por una red de especialistas en la materia, las grandes fortunas buscan la forma de encontrar vacíos legales de los sistemas impositivos.

En muchos casos no se trata de evasión fiscal sino de elusión fiscal, un mecanismo perfectamente legal: todos tenemos derecho a pagar menos impuestos siempre que lo hagamos dentro de la ley. Las exenciones y deducciones impositivas que ponen en práctica los gobiernos para estimular las economías o la donación a organizaciones caritativas suelen ofrecer excelentes oportunidades.

En Estados Unidos, por ejemplo, se calcula que hay cerca de un millón de fundaciones privadas que no solo gozan de exenciones impositivas sino que están sujetas a escasos controles y auditorías por parte de las autoridades gubernamentales.

Tiemblan fundaciones en México que reciben recursos.

En su estudio “The price of offshore revisited” (El precio real de las Guaridas Fiscales”) James Henry calcula que hay cuanto menos unos US$21 millones de millones en “guaridas fiscales” (“Tax Haven”, en inglés), suma aproximadamente semejante al PIB de Estados Unidos y Japón, es decir, de la primera y tercera economías mundiales.

Asimismo, la ONG británica Tax Justice sostiene que las fundaciones son uno de los mecanismos para facilitar la evasión fiscal; y con ello la privación de ingresos fiscales a las sociedades donde se originan los activos o de donde se generan los beneficios.

Según el último informe de Tax Justice, de noviembre de 2020, el mundo pierde más de 427 mil millones de dólares en impuestos al año a causa del abuso fiscal internacional. De ese total, 245 mil millones se pierden debido a que las empresas multinacionales transfieren sus ganancias a paraísos fiscales a fin de ocultar las ganancias que obtuvieron realmente en los países en los que operan y, por tanto, pagan menos impuestos de los que deberían. Los 182 mil millones de dólares restantes se pierden debido a que las personas adineradas ocultan activos e ingresos no declarados en el extranjero, fuera del alcance de la ley.

Te recomendamos también: Fundaciones católicas alemanas, Misereor y Adveniat financian a Indignación del cura Lugo

Necesaria autorización como donataria en el extranjero

En el sector existen numerosas dudas sobre el funcionamiento de la autorización como donataria en el extranjero que otorga el SAT en México a las OSC que ya son donatarias y que solicitan esta segunda autorización.

En el libro Disposiciones legales y fiscales para las OSC en México, editado por el CEMEFI (2005), su autora Consuelo Castro Salinas explica el funcionamiento de esta autorización:

“…existe la posibilidad de solicitar una autorización especial para que los donativos que les otorguen las personas o empresas estadounidenses que generen ingresos en México puedan ser deducidos de los impuestos que declaran en los Estados Unidos.

Esto es posible en virtud de que desde el 1° de enero de 1994 entró en vigor el Convenio para Evitar la Doble Imposición e Impedir la Evasión Fiscal en Materia de Impuestos sobre la Renta y las Organizaciones filantrópicas entre los gobierno de Estados Unidos y México.

En el artículo 22 de este convenio se determina la posibilidad de que las personas físicas o morales residentes en Estados Unidos puedan deducir donativos otorgados a una institución no lucrativa mexicana siempre y cuando las deducciones que se realicen sean de los ingresos obtenidos en México. Es decir, si un individuo o empresa con domicilio en EEUU obtiene ingresos en México por desarrollar alguna actividad como prestar servicios, tendría que pagar en su país impuestos por dichos ingresos. Sin embargo, al otorgar un donativo a una institución mexicana que cuente con la autorización para este efecto, el donante podría deducirlo de los impuestos que debiera cubrir en su país.

Es importante mencionar que las instituciones sin fines de lucro en México pueden recibir donativos del extranjero sin importar su monto ni el país de procedencia, aun si no cuentan con esta autorización a la que nos estamos refiriendo.

Esta autorización facilita los trámites que deben seguir las fundaciones estadounidenses para otorgar donativos en el extranjero de acuerdo con su legislación. En el convenio de doble tributación se establece que las organizaciones mexicanas autorizadas conforme al mismo son equivalentes las organizaciones en EEUU bajo el rubro denominado “caridades públicas” (public charities). Establecer esta equivalencia simplifica el proceso que lleva a cabo la fundación y por consiguiente, resulta más viable que la organización reciba el donativo.” Fuente: Disposiciones legales y fiscales para las OSC en México, Consuelo Castro Salinas, CEMEFI, 2005 (p.p. 38, 41).

 

Razones y argumentos legales y fiscales tiene el gobierno federal para vigilar e investigar a todas las fundaciones que reciben recursos de asociaciones nacionales y del extranjero. Para detectar los desvíos y mal usos de esos recursos para proteger o defender intereses económicos y políticos.