Ciudad de México, 08 Julio  (CDMX MAGACÍN).-La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que se pospondrá por segunda ocasión la celebración familiar del Día de la Madre, que estaba prevista para el 10 de julio, debido a que la capital del país aún se encuentra en semáforo naranja y por ello se suspenden todos los festejos y reuniones públicas.

“Estamos midiendo esta semana el impacto de la semana pasada sobre el semáforo naranja. Por lo pronto estamos posponiendo la realización de festividades“, afirmó la mandataria capitalina en conferencia de prensa.

Agradeció el apoyo de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) para realizar más adelante los festejos que contribuyan a la derrama económica de restaurantes y otros negocios. “Nos vamos a poner de acuerdo para la posposición de esta fecha que es muy importante”, apuntó.

Hace dos meses, Sheinbaum Pardo hizo un llamado a la ciudadanía a no salir a las calles el 10 de mayo y a celebrar el Día de las Madres con sana distancia para evitar más contagios de Covid-19 en la capital. En ese momento, se propuso el 10 de julio para festejar a las mamás; sin embargo, aún no será posible realizar los festejos.

Incluso, este martes, la Canirac solicitó al Gobierno de la Ciudad de México posponer la celebración del Día de la Madre y Del padre, hasta que el semáforo epidemiológico de la capital esté en verde y no para el 10 de julio y 16 de agosto, como se había establecido respectivamente.

“Considerando que en este momento nos encontramos en fase naranja del semáforo y que es deber de todos priorizar la salud y fomentar las medidas sanitarias que eviten el contagio de Covid-19, es así que ponemos a su consideración la propuesta de nuevamente cambiar la fecha de festejo del día de la madre y el día del padre para en cuanto existan condiciones sanitarias más favorables para todos. Por lo que proponemos que dichos festejos se realicen en la fase del semáforo verde”, se lee en la propuesta.